martes, 25 de abril de 2017

Y por fin el Marie en casa



9/4/2017


Después de un mes esperando una ventana para cruzar, el día a llegado, es jueves día 6, mañana saldremos temprano, justo al amanecer para poder estar en Mallorca el domingo en torno a las 15 horas, parece que el viento nos acompañara de popa durante la mitad de las 290 millas que tenemos por delante, es la travesía mas larga que vamos a acometer Marie y yo, seguramente al lector no le parezca gran cosa y posiblemente no lo sea, pero aseguro que quien esta a bordo no lo vive igual, por que son sus decisiones las que acertadas o no, nos llevaran a puerto mejor o peor.


                                                            Despedidas el día anterior


Después de desayunar, arrancamos motor mientras amarinamos el barco, ultimas revisiones, y soltamos amarras, enfilamos el canal de salida de Port Napoleón, con 8 nudos de viento de componente norte, lo recorremos en 50 minutos, una vez fuera del canal, otros 40 minutos para salir del trafico de mercantes de la zona, me veo obligado a desconectar la alarma AIS por que no para de sonar, contamos 30 buques, entre gaseros, contenedores, remolcadores, etc, una vez conseguida distancia prudencial, desenrollamos genova y mesana, paramos maquina y es la primera vez que navegamos a vela con motor parado,

















el barco navega bien, mas rápido de lo esperado, 6 nudos con apenas 12 de viento, y cuesta abajo... el viento va subiendo según nos alejamos y dejamos de ver tierra, he de recordar que el barco aunque tiene electrónica básica le faltan cosas como el mmsi con lo que ni AIS, ni distress de la vhf ni balizas epirb han podido ser programadas, la auxiliar esta pinchada, el motor fuera borda no refrigera, la balsa salva vidas se quedo en Palma por no poder transportarla en avión, solo contamos con la llamada a Salvamento Marítimo que hemos hecho antes de salir con la hora de llegada aproximada, número de tripulantes.



                  Saliendo de Port Napoleón, al fondo Marsella





                                                                Luna llena rumo 207º



                                          Primer amanecer, motor, motor y motor

















                                                                    La tripulación



Contamos con un tf satélite, para en caso de emergencia poder contactar. Las horas van transcurriendo de día sin mas novedad que un helicóptero de aduanas francesas que se detiene a 30 metros por nuestro estribor y a 10 de altura, con un escándalo y levantando agua endemoniadamente, estábamos tan en shock por que no lo vimos ni oímos llegar, no pensamos ni en hacer fotos, estuvo 15 segundos observando nuestra bandera belga y nuestro bello ketch, que a esas horas ya tenia todo el trapo arriba, estuvimos atentos al vhf por si querían comunicarse, pero no, se marcharon como llegaron, llegados a Mallorca supimos que estaban buscando un barco con un tripulante que se había perdido, no llegamos a saber mas de lo ocurrido.



                                                                Amanecer tercer día




                                                      Avistamos la sierra de tramuntana












Transcurría el día mientras intentábamos ganarle sueño a a la noche durmiendo de día pero la emoción, la inseguridad y el estar continuamente revisando y vigilando no conseguimos dormir nada, así pues llego la tarde y el viento se fue, ponemos motor esperando el role y desplegar velas, mientras vamos ganando millas a la travesía, el viento que en principio debía ser variables entre 6 y 15 nudos, se meten de proa, pensé yo que seria momentáneo y que en las 45 horas que teníamos por delante, me equivoque, cuando el viento a de ser variable, invariablemente lo tendrás de proa....




Llego la noche con motor en marcha, la falta de costumbre, 10 nudos de frente, mucho sueño, frio, y luna llena, despejado, vistas fantásticas, el barco es una maravilla, avanza entre 5 y 6 nudos a 1400 rpm, con movimiento casi nulo, Maxi no piensa lo mismo, se metió en un cajón y no lo vimos en toda la noche, la primera idea era hacer guardias de 3 horas, pero en mitad del golfo de León el trafico es increíble, mercantes que se dirigen allí desde todos los rumbos del compás, el AIS no deja de sonar amenazando con hundirnos cada 5 millas, hasta que ajustamos la alarma, el pitido y otros parámetros para que solo avise si hay peligro a menos de 3 millas, de esta forma, Marie no esta cómoda con tanto trafico y eso me tiene despierto casi toda la noche, aunque con sueño, consigo cierto confort, con la tablet en el interior controlando todo y saliendo cada 15 minutos a mirar, afortunadamente amanece, Marie se hace cargo de la navegación y voy a descansar, seguimos a motor el viento no varia, de proa y de proa, asi que el motor lo ponemos a 1500 rpm por que ya preveo que va para largo, si al salir el sol, no a conseguido cambiarlo ya no lo hará... avanzamos bien con el ruido del motor.



Se nos hace raro ver nuestro pabellón nacional en la cruceta de estribor de nuestro barco, espero que España recapacite y podamos verlo algún día en popa.
















Es sábado y no vimos un alma, a medida que nos acercábamos a costas Españolas, caía el sol y aumentaban los mercantes y por la noche teníamos festival de cruceros toda la noche, nos pasaban por todos lados, durante 4 o 5 horas no bajaron de 4 en pantalla pudiendo llegar hasta 9 en algún momento, Sicilia, Cerdeña, Marsella, Italia, me vienen como destinos ademas de los que iban a Barcelona, Gerona, etc. Esta noche repartimos mejor las guardias, aunque fue igual de dura, al ser todo tan nuevo para nosotros, y no estar marinizados aun, fue durito encontrar los ritmos personales, llego la amanecida del domingo, se veía el faro de alcudia, lejisimos, pero ya se intuía Mallorca, con las primeras luces vi la sierra, impresionante estampa, el viento calmo, la mar como un plato, navegamos bien, limpios, rápidos hacia dragonera nuestro primer cambio de rumbo en 270 millas de rumbo directo 207, hace sol, calor, nos ponemos de verano, y esquivamos los primeros, barcos que sale a pescar como los caracoles después de una llovida, disfrutamos de esta llegada, por un momento pensé en arrumbar a Menorca o para a dormir en Pollensa, ahora estoy contento de que Marie me convenciera para darle directo y dormir en casa, los colchones del barco, no son lo mejor para nuestras espaldas, torcidas sobre todo la mía... la próxima vez que zarpemos este barco sera otra cosa, he tomado nota de que hay que mejorar, llegamos a puerto, han venido a recibirnos algunos amigos, después de un atraque accidentado, pisamos tierra, estamos en casa.





                                  Nuestra ayuda en tierra, Sebastian, Jose, Annika, Marie y yo.




                Fotomontage de como quedara el nombre del barco











Los marineros, Goyo y Fran, del club Náutico de Santa Ponsa, sacando la guía de la elice de proa, la liamos un poquito.