sábado, 1 de abril de 2017

Primera prueba de mar


Día 28 de marzo 2017



Después de tener las condiciones básicas de seguridad, navegación, etc, hoy mismo terminamos de instalar la nueva veleta garmin a tope del palo mayor, nos disponemos después de tener el motor funcionando un rato mientras preparamos, soltamos todas las amarras menos una... bajamos la elice de proa, estamos listos, tenemos un amarre cómodo y con un golpe de motor y otro de elice de proa estamos en el canal de 4 millas que nos separan del mar donde desplegaremos velas y veremos el comportamiento real del barco, nunca hemos salido solos y hay elementos que no sabemos usar bien, como los enrrolladores eléctricos, tenemos 12 nudos de viento real, lo llevamos de popa, la primera impresión es que es pesado, timón duro, marcha atrás el timón no responde bien comparado con nuestro ultimo barco, el dufour 36 classic, supongo que es cosa del modelo, tipo de timón y que la elice es plegable y esta lejos de la pala del timón.






El canal para entrar en puerto es una excavación de 4 metros de profundidad por 10 de ancho, muy estrecho para virar en redondo si fuera necesario, una vez en el canal has de salir hasta el mar antes de volver a entrar, maniobrar en él es peligroso, fácilmente puedes embarrancar en los costados.






Una vez establecidos con 10 metros de fondo, sin parar el motor, nos encaramos y en unos segundos tenemos fuera el genova y la mayor, la mesana es manual y poco cómoda, hay que accionar dos manivelas de winch a la vez que en un punto coinciden golpeándose una con otra, reo que son muy largas las manivelas, con 10, 12 nudos, desplazamos las 11 toneladas del barco a 5,6 nudos, teniendo en cuenta que esta limpio, no es una mala velocidad de entrada, viramos para ponernos del través, escorada moderada, enseguida estabiliza y mantiene la leve escora, damos por concluida la prueba, recojemos trapos en un plis, y para dentro, preciosa puesta de sol en proa, amarramos, todo a funcionado bien, no sabemos si tenemos tx en el ais, es la única duda poco importante, tampoco instalamos el radar por que es enorme para traerlo en las maletas. Quedamos a la espera de una ventana buena para salir a Mallorca, como siempre, cuando estas listo la meteo no acompaña, parece que nos espera una semana sin hacer nada en un puerto al que no volveremos. Port Napoleón.







De nuevo a bordo



Día 24 de Marzo
De nuevo abordo para un último intento para salir de este puerto del golfo de León, que es como un agujero, este lugar a pactado sus propias reglas con Eolo, mientras te vas acercando se va tapando, todo se vuelve gris, hace frio y viento a veces muchísimo y otras solo mucho, al tiempo que te vas alejando, en coche me refiero, empieza a salir el sol, así ha sido cuatro veces que hemos venido a Port Napoleón, cuatro veces no es casualidad.





Esta vez venimos más preparados, la última vez, queríamos llevarnos el barco de cualquier manera, con lo puesto como aquel que dice, sin haberlo ni siquiera registrado a fondo, todavía hoy encontramos cosas por los pañoles, armarios y huecos, al quedarnos sin trabajos para abordar y mal tiempo por delante, nos marchamos, hoy con 140 Kgs de material y herramientas venimos decididos a estar aquí hasta que el barco no solo sea cómodo para vivir que es lo que conseguimos la última vez, si no que sea seguro para navegar, nos hemos traído a Maxi…así que nadie nos espera,  con este pensamiento nos pusimos a trabajar de inmediato, terminando de sacar instalación vieja, tanto de electrónica como eléctrica, se a instalado una red de datos NMEA 2000 que une toda la electrónica nueva, Ais, dos emisoras de VHF, Tablet  conectada al ploter Garmin 7001 xs, equipo de viento y tridata Garmin, cuadro eléctrico nuevo de 12v, eso es todo hasta hoy, quedando endiente la instalación del monitor de baterías NASA BM1. De estas instalaciones podéis ver imágenes en el apartado preparativos del barco.




Inflamos el Dingui con la intención de salir hasta la bocana por que no la conocemos, nos dicen que es un canal estrecho de 8 metros de ancho y 4 de calado, pero nosotros en 8 metros no viramos en redondo, de modo que una vez enfilado el canal de 3 millas no puedes volver a entrar, así que después de pelearme con el yamahita de 8cv más de una hora por problemas varios, nos vamos de expedición… cuando me doy cuenta que el chorro que salía como un tiro ya apenas son unas gotas de agua hirviendo, quito gas, ya estamos lejos, a ralentí se nos hará de noche, pero el agua sigue sin salir, levanto la hélice fuera del agua y apenas sale un poco de agua por el escape… llegamos al barco, sin romper motor, o termostato o bomba o las dos cosas… aumenta la lista de trabajos para hacer en Palma que lejos de achicarse se me viene arriba, me mira a la cara y me vacila, se que aunque nunca acabare con ella al menos no será amenazante.