jueves, 31 de agosto de 2017

Savoca, El pueblo de el Padrino



26de Agosto de 2017

Este pueblo elegido por Coppola para rodar unas escenas del padrino, concretamente donde Al Pacino conoce a la que será su mujer, el pueblo le saca buen partido al asunto, todo el merchandaising posible está allí, algunas fotos de la película en el interior del bar vitelli, mantiene prácticamente toda la estética, los precios no.

 En esta taberna Al Pacino conoce a la que sera su mujer en a pelicula.




 Encontramos este lugar, modesto donde nos hicieron unos bocadillos manufacturados al gusto.






Podéis encontrar más información en el blog de Javi http://veleromissregina.blogspot.com.es/   y sobre la ciudad o pueblo en la pestaña “ De turista a viajera “ que edita Marie.

martes, 29 de agosto de 2017

Cruce del estrecho de Messina


 25 de Agosto de 2017



Después de una mala noche en el fondeo de Scilla, levantamos el fondeo, la hora acordada son las 10,30 de la mañana pues la corriente ya estará establecida y nos ayudara a cruzar, parece que hay relación entre el estrecho de Gibraltar y el de Messina, nos vamos asomando a la boca de la entrada y vemos dos imponentes torres, una a cada lado y los primeros remolinos importantes, nosotros vamos delante y pierdo por unos segundos el gobierno por ir demasiado lentos, doy máquina y aviso a Javi para que no cometa mi error, ya dentro del canal donde deberíamos llevar una corriente a favor de 1,5 nudos veo que según el motor que llevo 1700 RPM voy a 4,5 nudos cuando debiera ir a 6 nudos, no doy crédito, que pasa? La ola me acompaña, la veo correr al costado del barco pero por algún motivo 



                                                  Estas torres anuncian la entrada al canal.



 Nadie respeta el canal de trafico, ni profesionales ni los recreo.


estamos frenados, seguimos adelante, pongo media mayor y mesana completa, encontramos que el canal de trafico establecido en cartas para mercantes, recreo y pasaje es una anécdota informativa sin valor alguno, nos cruzamos con un único barco que navegaba por dentro del dispositivo de tráfico, al mirar en el AIS, sorpresa es Español, el ATENA, un yate de 50 Metros al que inmediatamente llame por radio, charlamos brevemente, nos deseamos buena proa, fue el único además de nuestros dos veleros que parecíamos saber cómo funcionaba eso, aunque hicimos más millas con el consiguiente gasto de combustible y tiempo, solo encontramos un ferri que hizo una maniobra correcta, cortándonos la proa a dos RORO y a nosotros a 32 nudos para cruzar el dispositivo de tráfico en perpendicular como debe ser, pasaron veleros, ferris, remolcadores, ROROs, motoras y yates, cada uno por un sitio, ósea por donde les dio la gana, la mayoría sin AIS. En algún momento pensamos en cruzar por donde nos venía mejor, pero no nos dejamos llevar por la tentación y nos mantuvimos firmes a nuestros conocimientos y titulaciones náuticas además de que la casta obliga.




 Entretenido el baile de marcas Ais, muchos no lo llevan.


A mitad del estrecho empezamos a tener viento, 10, 15 y subiendo hasta 21 que viene de popa casi cerrada, recojo mayor, y vamos con genova y mesana más de 3 horas, al final del canal ya hay una ola simpática pero manejable, de repente pasa a 3 nudos de viento sin saber ni como, la mar se va calmando, motor, mayor y mesana a la vía, en 2 horas estamos llegando a Taormina.



 Track desde Lipari y Vulcano hasta Scilla.


 Cruzando el estrecho de Messina.


Me hace  reflexionar sobre  las titulaciones náuticas en España, si realmente somos de los pocos países que tienen titulaciones de recreo un tanto exigentes de qué sirve? Si al salir fuera de las aguas nacionales, ves que prácticamente nadie sabe qué hacer, creo que además de una pérdida de tiempo y dinero perdido por las personas que las sacan, para poca cosa más sirven. Excluyendo claro está el sacarla en el bar para regocijo del ego, es como si solo tuviéramos carnet de conducir unos pocos. Un absurdo.



Podéis encontrar más información en el blog de Javi http://veleromissregina.blogspot.com.es/   y sobre la ciudad o pueblo en la pestaña “ De turista a viajera “ que edita Marie.

viernes, 25 de agosto de 2017

De Lipari a Scilla




22 de Agosto de 2017


Salimos de Lipari en el archipiélago de eólicas hasta la península Italiana a nuestra hora habitual, sin viento, mar plato, motor y motor hasta Scilla, donde hay un fondeo, hemos quedado con Javi del Miss Regina en este fondeo para preparar el cruce de Messina, por lo visto, hay fuertes corrientes, remolinos, además de Ferris, cargueros, pasajes, remolcadores, etc, quedamos para hacer un breafing, hace unos días que nos separamos por la marcha de Mónica, que se reunirá con nosotros en breve. 

 El Miss Regina arribando al fondeo.







El fondeo que pretendemos lo tenemos marcado de algún derrotero de la taberna del puerto, Javi hace el trabajo de investigación de estas cosas ya que hace tiempo que tenía ganas de hacer esta ruta a recopilado información durante años, nosotros nos dejamos llevar por sus apuntes y notas, el fondeo es horroroso por lo menos la noche que pretendíamos descansar, sin haber viento de ningún sitio ni intensidad, el barco balanceaba como nunca, por alguna razón las corrientes lo mueven, no sé cómo, porque aparentemente hay calma total, es de plantita y rocas en fondo de 10 metros vemos el ancla perfectamente, aguas impecables.


 Estoy viendo quizás no seguro, el barco mas extraños que vi en mi vida.


 Con este barco capturan el pez espada en el estrecho de Messina.

 Este botalón tiene entre 25 y 30 metros donde se pone una persona con un arpón.



 El patrón que tiene los mismos atributos varoniles que un torero, se sube a esa torre de otros 30 metros, con los mandos del barco arriba para manejarlo, divisar a la presa, ir tras ella para acercar al arponero lo máximo posible, no lo vimos pescar, solo navegar desde lejos, quiero decir que esta operativo hoy.



El pueblo es de pintoresca estética, me recuerda a los pueblos de la sierra de la Tramontana en mi tierra, mucho turismo Italiano, que incluso se extrañan al oírnos hablar, hasta ahora el Siciliano era medio comprensible, llegados aquí no entendemos ni una sola palabra. Mañana partiremos a cruzar el estrecho de Messina hasta Taormina.







 Bocata de pez espada, en el puerto, mañana cruzamos el estrecho de Messina.


Podéis encontrar más información en el blog de Javi http://veleromissregina.blogspot.com.es/   y sobre la ciudad o pueblo en la pestaña “ De turista a viajera “ que edita Marie.

Nos vamos a Lipari



21 de Agosto de 2017

Llegando desde Panarea, ósea desde el Norte, hay un buen fondeo en Canneto, varios kilómetros de arena a 6 metros de fondo, frente al pueblo de Canneto no hay sitio para fondear, aquí como siempre incomodo, mucho barco pasando a toda leche y abierto a los vientos desde Este a Oeste pasando por Norte. Levantamos el fondeo artos de dar saltos y apenas dormir, y decidimos ir a ver si en la bahía de Lipari se puede fondear, de camino decidimos llamar a dos puertos, a Pinnataro y a Eol Mare, justo a la derecha de la bahía, del primero sale una zodiac con un señor y le preguntamos precio, llama por radio y 150 euros, le decimos que no, que llamamos a otra mientras nos alejamos de la bocana, Eol mare nos pide un precio de 100 euros por noche después de la negociación de Marie, al acercarnos  a la bocana pues ambas marinas comparten entrada, nos sale al encuentro el de Pinnataro, al cual le digo que tome distancia de nuestro barco porque vamos al otro, pone mala cara porque no hemos picado. Al sur de la bahía también hay una zona en la que se puede fondear, en calma o con W, NW o SW, Justo debajo de la catedral.


 Marina de Eol Mare, 


 Fondeo bajo la Catedral


 Encontramos este sitio abarrotado de gente, malo de debe ser.


 Y no lo fue, recomendable y económico.




Bajamos las bici, ponemos el aire para Maxi y al pueblo rápidamente, hay un súper cerca que te lleva la compra al barco, la marinería muy profesional, vinieron con una gomona por si necesitamos algún empujón en la maniobra de atraque.

 Robando higos


 Sancho panza...



 No solo en Cádiz se hundían barcos, aquí también cientos de barcos muchos españoles, tocaron pique en este fondo


 En este museo hay verdaderas maravillas.



No pareciera que después de ver las otras islas, Lipari fuera a sorprendernos en nada, así fue, las mismas tiendas de suvenires, desembarcos de ferris y hordas de turistas por las calles como nosotros claro, pero el segundo día, fuimos al museo y valió mucho la pena, de todas la Eólicas y de Sicilia han traído a este museo, objetos, rescates de naufragios, hallazgos, griegos, romanos, normandos, que nos a dejado impresionados, hemos visto objetos griegos realmente bellos, 6 euros y tres horas de aire acondicionado por las 25 salas llenas de prehistoria y de historia.

 De este ancla a la Rocna, Delta, CQR, etc hay un trecho


 El museo me repito una maravilla


 Por la noche un poco de música en directo, unos mojitos...


 Desmontamos las bicis que salimos para Scilla.


Podéis encontrar más información en el blog de Javi http://veleromissregina.blogspot.com.es/   y sobre la ciudad o pueblo en la pestaña “ De turista a viajera “ que edita Marie.

sábado, 19 de agosto de 2017

Video motocarro estromboli



19 de Agosto de 2017.


Después de una tremenda caminata de varias horas y aunque todo el mundo nos decía que estaba aquí cerca, TODOS te mienten, es como una broma nacional, a la que luego tu te animas a continuar con quien te pregunta. Conseguimos subir al mirador y ver las explosiones del volcán, impresionante que como un reloj cada 15 o 20 minutos no falla a su cita, así día y noche. 

El caso es que cuando nos resignamos a bajar, vemos un moto carro, Marie se dirige a el piloto y sin darnos cuentas estamos subidos a la caja...


          




EL MINISTERIO DE FOMENTO VULNERA LA LEGALIDAD INTERNACIONAL PARA PERSEGUIR A LAS EMBARCACIONES DE RECREO QUE SE ACOGEN A OTRA BANDERA COMUNITARIA


NOTA DE PRENSA



Desde que en 1986 España se integró en la UE permitiendo el libre movimiento de personas y mercancías, se abrió la posibilidad para las embarcaciones de recreo de huir de la farragosa y arbitraria burocracia marítima española. Los barcos de otras banderas comunitarias empezaron a poder permanecer indefinidamente en nuestras aguas, como parte de la UE que son, y podía suponer que un ciudadano español fuese propietario de un barco de bandera comunitaria y hacer exactamente lo mismo.


Pero hay administraciones que son muy celosas de su poder y control sobre sus administrados y ya en 1992, una ley de Impuestos Especiales obligó a matricular en España a todos los medios de transporte, nuevos o usados, pertenecientes a personas o entidades con residencia fiscal en España si querían ser utilizados en nuestro territorio.


Eso contravenía claramente el Acta Única Europea, pero aún tuvo que llegar el año 2011, para que en la ley de presupuestos generales, y para adaptarse a la legislación europea, se introdujera como excepción el haber abonado un 12% del valor de la embarcación, nueva o usada, en concepto de Impuesto de Matriculación.


Ahí se abrió claramente la ventana para una fuga de considerables dimensiones hacia banderas comunitarias de burocracia más tratable, sobre todo la belga y la holandesa.


Hay que hacer notar que la burocracia náutica española está en manos de la Dirección General de Marina Mercante, sin ningún organismo específico para la náutica de recreo, y que la normativa dedicada al recreo proviene en su mayor parte de la exigida a los grandes buques, resultando un laberinto normativo en el que resulta realmente difícil saber si estás cumpliendo lo exigido al 100%.


A ello se une una compleja jerarquía de titulaciones, de zonas de navegación y una prolija lista de equipos a llevar en cada una de ellas. Además, no es suficiente que esos equipos tengan el Marcado CE, deben estar homologados por la propia DGMM, constituyendo claramente un filtro que obstaculiza la competencia o la adquisición de equipos que pueden resultar mucho más efectivos y económicos. La normativa también prohíbe taxativamente llevar a bordo cualquiera de esos equipos, aunque sea como equipos de respeto. Y las instalaciones de muchos equipos deben ser realizadas también por instaladores homologados por la DGMM.


Las titulaciones, por su parte, aparejan una serie de prácticas en academias homologadas, prácticas que no aseguran en absoluto una competencia mínima para llevar una embarcación como patrón.


Aún más, a partir del año 2000, se establecen como obligatorias unas inspecciones técnicas que recaen sobre unas Entidades Colaboradoras de Inspección, que en la práctica han resultado una suerte de impuesto más, debido a la variabilidad de su calidad técnica y a soslayar de un modo paternalista la responsabilidad propia del patrón en cuanto a verificar la seguridad del barco sobre el que navega, tal como sucede en el resto de Europa.


Y todo ello atendido por una burocracia lenta, de trato displicente, con aplicaciones arbitrarias de normativa y un considerable elenco de multas que llegan a ser de cuantías desorbitadas. Esta burocracia ya no está en manos de las Comandancias de Marina, se ha traspasado a las Capitanías Marítimas, pero ese cambio apenas ha tenido efectos prácticos y existen considerables diferencias de rigidez y exigencias entre unas Capitanías y otras, llegándose al caso de multar a las embarcaciones que no enarbolan el pabellón nacional en días festivos, recurriendo a normativas existentes pero claramente anacrónicas.


Con un panorama así, darse baja del pabellón español y adoptar otro pabellón europeo ha supuesto una fuga constante desde el 2011, fuga que permite navegar con un cierto grado de relajación ante la tesitura de poder ser abordado y multado por cualquier nimiedad.


Pero ya en el año 2014, al hacerse patentes los palpables efectos de esa fuga, la DGMM introdujo en un Real Decreto la famosa Disposición Adicional Quinta, en la que obligaba contraviniendo los convenios marítimos internacionales firmados por España, a llevar titulación náutica española a los patrones con residencia en España.


La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Convemar), emitida en 1982 y firmada por España, en su artículo 94, descarga la obligación de velar por la seguridad del barco, la competencia de la dotación y los equipos que el barco lleva en manos del estado al que pertenece el pabellón del barco. En el artículo 21.2 se recalca que el estado ribereño no podrá legislar sobre el diseño, construcción, dotación o equipo de los barcos que pasan por sus aguas o entran a sus puertos.


La DA5ª vulnera claramente esa legislación internacional y tiene como claro objeto el mantenimiento de empresas y academias que se nutren del abigarrado e ineficiente sistema de titulaciones náuticas españolas. Por contrastar con otros países de nuestro entorno y larga tradición náutica, en el Reino Unido no es necesaria ninguna titulación para navegar, pero en cambio poseen unas titulaciones de gran prestigio internacional, que una gran parte de los navegantes británicos posee y que realmente tienen un componente práctico que sí que asegura capacidad para llevar como patrón una embarcación.


Aún más, en el propio Código Civil español en su artículo 10.2 se especifica que a diferencia de los automóviles, barcos, aeronaves y trenes están sujetos a la legislación de su país de matrícula.


La oposición a la promulgación de esta ley en 2014 fue casi inexistente, tal vez porque la mayor parte de los navegantes ya tuviera la titulación española, pero su ilegalidad es inapelable.


Como una vuelta más de tuerca para hacer menos atractivos los pabellones comunitarios y ejercer su control sobre ellos, el Ministerio de Fomento ha sacado ahora, concretamente en el mes de mayo, un proyecto de Orden Ministerial en el que pretende hacer con los equipos lo mismo que hizo la DA5ª con las titulaciones, exigir el cumplimiento de la normativa española a propietarios y patrones con residencia en España.


De manera muy curiosa, la tramitación de esa orden se inició en agosto del año pasado con una llamada a navegantes y asociaciones a presentar sugerencias a una modificación proyectada de los equipos exigibles a las embarcaciones españolas. Hubo una nutrida respuesta, esperando una racionalización del tema, para encontrarse en mayo de este año con un proyecto de orden ministerial puesto a exposición pública en el que la normativa para barcos españoles se mantenía virtualmente igual pero en el que aparecía la coletilla de su exigencia a propietarios y patrones con residencia en España, un torpedo directo a los pabellones comunitarios a los que se pretende exigir las homologaciones a la carta de equipos, las revisiones de equipos con periodicidad inferior a la exigida por los propios fabricantes y por supuesto, la capacidad de abordaje por las autoridades españolas para exigirlos con sus correspondientes sanciones en caso de incumplimiento.


Con el cambio de gobierno y un nuevo ministro de Fomento y un nuevo director general de la DGMM, la aprobación definitiva de la orden se ha aplazado hasta septiembre, pero el descontento entre la comunidad de navegantes es palpable, y se teme que la inercia de una administración que trata de hacer volver al redil por las malas a quienes han utilizado las prerrogativas legales para acogerse a normativas más racionales que la española pretenda forzar la situación, con el apoyo de quienes se benefician económicamente de ello, y obligando a una lucha judicial y de movilizaciones que no resulta del agrado de nadie.


Una puntualización, con la redacción actual de la ley de impuestos especiales, poseer pabellón comunitario no resulta en ninguna ventaja fiscal con respecto a los pabellones españoles, para los armadores con residencia fiscal en España; aún sufriendo un impuesto que no existe en el resto de Europa, la fiscalidad está equiparada, y lo que ha movido a la citada fuga a pabellones comunitarios ha sido básicamente la existencia de normativas más racionales y el poder evitar una burocracia anclada en tiempos pretéritos, permitiendo el uso del tiempo y los recursos económicos ahorrados en mejorar la seguridad de los barcos y sus equipos.