martes, 25 de abril de 2017

Y por fin el Marie en casa



9/4/2017


Después de un mes esperando una ventana para cruzar, el día a llegado, es jueves día 6, mañana saldremos temprano, justo al amanecer para poder estar en Mallorca el domingo en torno a las 15 horas, parece que el viento nos acompañara de popa durante la mitad de las 290 millas que tenemos por delante, es la travesía mas larga que vamos a acometer Marie y yo, seguramente al lector no le parezca gran cosa y posiblemente no lo sea, pero aseguro que quien esta a bordo no lo vive igual, por que son sus decisiones las que acertadas o no, nos llevaran a puerto mejor o peor.


                                                            Despedidas el día anterior


Después de desayunar, arrancamos motor mientras amarinamos el barco, ultimas revisiones, y soltamos amarras, enfilamos el canal de salida de Port Napoleón, con 8 nudos de viento de componente norte, lo recorremos en 50 minutos, una vez fuera del canal, otros 40 minutos para salir del trafico de mercantes de la zona, me veo obligado a desconectar la alarma AIS por que no para de sonar, contamos 30 buques, entre gaseros, contenedores, remolcadores, etc, una vez conseguida distancia prudencial, desenrollamos genova y mesana, paramos maquina y es la primera vez que navegamos a vela con motor parado,

















el barco navega bien, mas rápido de lo esperado, 6 nudos con apenas 12 de viento, y cuesta abajo... el viento va subiendo según nos alejamos y dejamos de ver tierra, he de recordar que el barco aunque tiene electrónica básica le faltan cosas como el mmsi con lo que ni AIS, ni distress de la vhf ni balizas epirb han podido ser programadas, la auxiliar esta pinchada, el motor fuera borda no refrigera, la balsa salva vidas se quedo en Palma por no poder transportarla en avión, solo contamos con la llamada a Salvamento Marítimo que hemos hecho antes de salir con la hora de llegada aproximada, número de tripulantes.



                  Saliendo de Port Napoleón, al fondo Marsella





                                                                Luna llena rumo 207º



                                          Primer amanecer, motor, motor y motor

















                                                                    La tripulación



Contamos con un tf satélite, para en caso de emergencia poder contactar. Las horas van transcurriendo de día sin mas novedad que un helicóptero de aduanas francesas que se detiene a 30 metros por nuestro estribor y a 10 de altura, con un escándalo y levantando agua endemoniadamente, estábamos tan en shock por que no lo vimos ni oímos llegar, no pensamos ni en hacer fotos, estuvo 15 segundos observando nuestra bandera belga y nuestro bello ketch, que a esas horas ya tenia todo el trapo arriba, estuvimos atentos al vhf por si querían comunicarse, pero no, se marcharon como llegaron, llegados a Mallorca supimos que estaban buscando un barco con un tripulante que se había perdido, no llegamos a saber mas de lo ocurrido.



                                                                Amanecer tercer día




                                                      Avistamos la sierra de tramuntana












Transcurría el día mientras intentábamos ganarle sueño a a la noche durmiendo de día pero la emoción, la inseguridad y el estar continuamente revisando y vigilando no conseguimos dormir nada, así pues llego la tarde y el viento se fue, ponemos motor esperando el role y desplegar velas, mientras vamos ganando millas a la travesía, el viento que en principio debía ser variables entre 6 y 15 nudos, se meten de proa, pensé yo que seria momentáneo y que en las 45 horas que teníamos por delante, me equivoque, cuando el viento a de ser variable, invariablemente lo tendrás de proa....




Llego la noche con motor en marcha, la falta de costumbre, 10 nudos de frente, mucho sueño, frio, y luna llena, despejado, vistas fantásticas, el barco es una maravilla, avanza entre 5 y 6 nudos a 1400 rpm, con movimiento casi nulo, Maxi no piensa lo mismo, se metió en un cajón y no lo vimos en toda la noche, la primera idea era hacer guardias de 3 horas, pero en mitad del golfo de León el trafico es increíble, mercantes que se dirigen allí desde todos los rumbos del compás, el AIS no deja de sonar amenazando con hundirnos cada 5 millas, hasta que ajustamos la alarma, el pitido y otros parámetros para que solo avise si hay peligro a menos de 3 millas, de esta forma, Marie no esta cómoda con tanto trafico y eso me tiene despierto casi toda la noche, aunque con sueño, consigo cierto confort, con la tablet en el interior controlando todo y saliendo cada 15 minutos a mirar, afortunadamente amanece, Marie se hace cargo de la navegación y voy a descansar, seguimos a motor el viento no varia, de proa y de proa, asi que el motor lo ponemos a 1500 rpm por que ya preveo que va para largo, si al salir el sol, no a conseguido cambiarlo ya no lo hará... avanzamos bien con el ruido del motor.



Se nos hace raro ver nuestro pabellón nacional en la cruceta de estribor de nuestro barco, espero que España recapacite y podamos verlo algún día en popa.
















Es sábado y no vimos un alma, a medida que nos acercábamos a costas Españolas, caía el sol y aumentaban los mercantes y por la noche teníamos festival de cruceros toda la noche, nos pasaban por todos lados, durante 4 o 5 horas no bajaron de 4 en pantalla pudiendo llegar hasta 9 en algún momento, Sicilia, Cerdeña, Marsella, Italia, me vienen como destinos ademas de los que iban a Barcelona, Gerona, etc. Esta noche repartimos mejor las guardias, aunque fue igual de dura, al ser todo tan nuevo para nosotros, y no estar marinizados aun, fue durito encontrar los ritmos personales, llego la amanecida del domingo, se veía el faro de alcudia, lejisimos, pero ya se intuía Mallorca, con las primeras luces vi la sierra, impresionante estampa, el viento calmo, la mar como un plato, navegamos bien, limpios, rápidos hacia dragonera nuestro primer cambio de rumbo en 270 millas de rumbo directo 207, hace sol, calor, nos ponemos de verano, y esquivamos los primeros, barcos que sale a pescar como los caracoles después de una llovida, disfrutamos de esta llegada, por un momento pensé en arrumbar a Menorca o para a dormir en Pollensa, ahora estoy contento de que Marie me convenciera para darle directo y dormir en casa, los colchones del barco, no son lo mejor para nuestras espaldas, torcidas sobre todo la mía... la próxima vez que zarpemos este barco sera otra cosa, he tomado nota de que hay que mejorar, llegamos a puerto, han venido a recibirnos algunos amigos, después de un atraque accidentado, pisamos tierra, estamos en casa.





                                  Nuestra ayuda en tierra, Sebastian, Jose, Annika, Marie y yo.




                Fotomontage de como quedara el nombre del barco











Los marineros, Goyo y Fran, del club Náutico de Santa Ponsa, sacando la guía de la elice de proa, la liamos un poquito.




jueves, 6 de abril de 2017

Seguimos atrapados

06/04/2017


Con muchas ganas de zarpar mañana, algo hartos de estar atrapados en este agujero, desde que devolvimos el coche, no tenemos transporte, el puerto esta muy mal comunicado con el pequeño pueblo cercano, Port Saint Luis, hemos de caminar tres kilómetros de ida y otros tantos de vuelta, al no tener el barco acondicionado no tenemos las bicicletas, alguna vez nos han cogido a dedo, Marie se desenvuelve bien en ese asunto, los atraca prácticamente.



Supongo que el primer trayecto que hace un barco con nuevo armador, es el mas precario, no están las cosas como debieran y faltan unas y sobran otras, aunque instalamos muchas cosas necesarias para navegar y de seguridad, faltan las de confort y vida a bordo para estar totalmente a gusto.



 Según los partes, parece que mañana zarparemos a las 6AM, pensamos que llegaremos el domingo sobre el medio día,  por fin los partes dan una tregua de 3 días, sin mucho viento para cruzar a Mallorca, en principio pondremos derrota directa, ya sea a vela o a motor, parece que nos pegaremos una motorada de miedo, pero llevamos demasiado tiempo aquí como para esperar un parte solo a vela, eso sera para mas adelante.



No miento cuando digo que esto es un agujero de viento, siempre hace viento y llevamos aquí entre unas cosas y otras dos meses, dos meses horrorosos de viento, a punto de dejarnos majaras, cuando teníamos coche era mas llevadera por que tenias la libertad de ir y venir, pero estas dos ultimas semanas son ya pesadas. Sera la segunda vez que salimos con el barco y nos esperan 290 millas, hay nervios, pero eso sera digno de otra entrada.


 Por una vez y sin que sirva de precedente el anemómetro coincide con el grib.






 Para el que le pueda servir y no se equivoque este es Port Napoleón al que esperamos no volver.





sábado, 1 de abril de 2017

Primera prueba de mar


Día 28 de marzo 2017



Después de tener las condiciones básicas de seguridad, navegación, etc, hoy mismo terminamos de instalar la nueva veleta garmin a tope del palo mayor, nos disponemos después de tener el motor funcionando un rato mientras preparamos, soltamos todas las amarras menos una... bajamos la elice de proa, estamos listos, tenemos un amarre cómodo y con un golpe de motor y otro de elice de proa estamos en el canal de 4 millas que nos separan del mar donde desplegaremos velas y veremos el comportamiento real del barco, nunca hemos salido solos y hay elementos que no sabemos usar bien, como los enrrolladores eléctricos, tenemos 12 nudos de viento real, lo llevamos de popa, la primera impresión es que es pesado, timón duro, marcha atrás el timón no responde bien comparado con nuestro ultimo barco, el dufour 36 classic, supongo que es cosa del modelo, tipo de timón y que la elice es plegable y esta lejos de la pala del timón.






El canal para entrar en puerto es una excavación de 4 metros de profundidad por 10 de ancho, muy estrecho para virar en redondo si fuera necesario, una vez en el canal has de salir hasta el mar antes de volver a entrar, maniobrar en él es peligroso, fácilmente puedes embarrancar en los costados.






Una vez establecidos con 10 metros de fondo, sin parar el motor, nos encaramos y en unos segundos tenemos fuera el genova y la mayor, la mesana es manual y poco cómoda, hay que accionar dos manivelas de winch a la vez que en un punto coinciden golpeándose una con otra, reo que son muy largas las manivelas, con 10, 12 nudos, desplazamos las 11 toneladas del barco a 5,6 nudos, teniendo en cuenta que esta limpio, no es una mala velocidad de entrada, viramos para ponernos del través, escorada moderada, enseguida estabiliza y mantiene la leve escora, damos por concluida la prueba, recojemos trapos en un plis, y para dentro, preciosa puesta de sol en proa, amarramos, todo a funcionado bien, no sabemos si tenemos tx en el ais, es la única duda poco importante, tampoco instalamos el radar por que es enorme para traerlo en las maletas. Quedamos a la espera de una ventana buena para salir a Mallorca, como siempre, cuando estas listo la meteo no acompaña, parece que nos espera una semana sin hacer nada en un puerto al que no volveremos. Port Napoleón.







De nuevo a bordo



Día 24 de Marzo
De nuevo abordo para un último intento para salir de este puerto del golfo de León, que es como un agujero, este lugar a pactado sus propias reglas con Eolo, mientras te vas acercando se va tapando, todo se vuelve gris, hace frio y viento a veces muchísimo y otras solo mucho, al tiempo que te vas alejando, en coche me refiero, empieza a salir el sol, así ha sido cuatro veces que hemos venido a Port Napoleón, cuatro veces no es casualidad.





Esta vez venimos más preparados, la última vez, queríamos llevarnos el barco de cualquier manera, con lo puesto como aquel que dice, sin haberlo ni siquiera registrado a fondo, todavía hoy encontramos cosas por los pañoles, armarios y huecos, al quedarnos sin trabajos para abordar y mal tiempo por delante, nos marchamos, hoy con 140 Kgs de material y herramientas venimos decididos a estar aquí hasta que el barco no solo sea cómodo para vivir que es lo que conseguimos la última vez, si no que sea seguro para navegar, nos hemos traído a Maxi…así que nadie nos espera,  con este pensamiento nos pusimos a trabajar de inmediato, terminando de sacar instalación vieja, tanto de electrónica como eléctrica, se a instalado una red de datos NMEA 2000 que une toda la electrónica nueva, Ais, dos emisoras de VHF, Tablet  conectada al ploter Garmin 7001 xs, equipo de viento y tridata Garmin, cuadro eléctrico nuevo de 12v, eso es todo hasta hoy, quedando endiente la instalación del monitor de baterías NASA BM1. De estas instalaciones podéis ver imágenes en el apartado preparativos del barco.




Inflamos el Dingui con la intención de salir hasta la bocana por que no la conocemos, nos dicen que es un canal estrecho de 8 metros de ancho y 4 de calado, pero nosotros en 8 metros no viramos en redondo, de modo que una vez enfilado el canal de 3 millas no puedes volver a entrar, así que después de pelearme con el yamahita de 8cv más de una hora por problemas varios, nos vamos de expedición… cuando me doy cuenta que el chorro que salía como un tiro ya apenas son unas gotas de agua hirviendo, quito gas, ya estamos lejos, a ralentí se nos hará de noche, pero el agua sigue sin salir, levanto la hélice fuera del agua y apenas sale un poco de agua por el escape… llegamos al barco, sin romper motor, o termostato o bomba o las dos cosas… aumenta la lista de trabajos para hacer en Palma que lejos de achicarse se me viene arriba, me mira a la cara y me vacila, se que aunque nunca acabare con ella al menos no será amenazante.