domingo, 25 de marzo de 2018

Auswitch, Cracovia, Polonia, una entrada especial.



19 de Febrero de 2018





Quien tenga la intención de ir a ver un campo de exterminio, que deje de leer, no quisiera estropearle a nadie lo que encontrara.


Intentare escribir lo que me acuerde de esta visita guiada, que hacia años tenia ganas de hacer, hoy 19  de Febrero y acabando como aquel que dice de salir, la memoria me permitirá no dejarme detalles importantes que escribo para no olvidar.







De todos  los pueblos y ciudades se trasportaban persona al campo.



Llegada a los campos.




Las pocas fotos que quedan de los dos campos, Auswitch 1 y Auswitch Birkeanu ( principal campo de exterminio nazi, de donde llegaban personas de toda Europa ) las tenemos gracias a que los Nazis el día que abandonaban los campos en Polonia, quemaban toda las fotos,  la documentación, negativos y cualquier cosa que los pudiera delatar, tal cantidad metieron en los incineradores  que apagaron uno de ellos, de hay fueron rescatados algunos documentos y negativos que hoy son una pequeña ventana por la que mirar a nuestro pasado mas reciente.



La persona que encontró estas fotos, entre ellas vio por ultima vez a su familia.


Este nazi, seleccionaba nada mas bajar del tren, las personas que usarían para trabajar y los que no, iban directos a las cámaras de gas.


Hornos crematorios en la época que el campo funcionaba.




Al llegar ves la famosa frase el trabajo os hará libres, no sabían entonces las personas que llegaban que no saldría nadie, apenas 7000 personas en enero del 45  fueron liberadas de todos los campos de Europa al final de la guerra, de las cuales 2000 murieron en los días y semanas posteriores, solo 700 personas se encontraron en estos dos campos cuando llegaron los rusos, estas personas fueron las que explicaron al mundo como funcionaba el campo en su totalidad, 1.500.000 personas fueron asesinadas en esta maquina diseñada para el exterminio humano mas eficaz. Al llegar una banda de músicos presos, les daba la bienvenida con música alegre, también cada día al llegar de sus trabajos forzados les recibía esta banda, era una forma de humillarlos y reírse de ellos.



El famoso ciclón B.



Esta es la pequeña apertura por la que metían los nazis las bolas ciclón B, que al contacto con el aire, envenenaba a las personas que metían en las cámaras.


Esta es una de las cámaras de gas del campo.









El viaje en tren era largo, duraba días, sin comida ni agua, muchísimos no lo conseguían, debían vivir con los excrementos, los cadáveres, si poder bajar del tren para nada, incluso cuando debía pararse durante horas o un día entero por que la vía la ocupaba otro tren con material bélico o tropas para el frente, en invierno se asaban y en verano se congelaban, el olor, los críos llorando, las madres viendo a sus hijos perder la vida así… el tren llegaba hasta centro del campo, entraba por la puerta conocida por todo el mundo.

Estos son los montones de ultimas pertenencias que portaban las personas trasladadas al campo, la malloria de ellas no conseguían llegar.




Cepillos de ropa, los presos sabían que podían acabar ejecutados o enviados a las cámaras por no estar presentables.


Las gafas de los ultimos presos que no les dio tiempo a enviar a Alemania para su venta por que estaban abandonando los territorios ocupados.


La persona que se encargo de rescatar y revelar los negativos del horno, entre las muchas fotos, encontró la de sus familiares llegando al campo, años después de haberles perdido la pista, es como un macabro reencuentro que quizás agradeció, solo ella lo sabe, me disculpo a mi mismo por no retener el nombre, se que era Polaca.

Las prótesis que inmediatamente eran trasportadas al frente o a Alemania para que fueran usadas por los soldados nazis, sus legítimos dueños estaban condenados sin ellas, no tenían la mas mínima posibilidad




Ollas, vasos, tazas que no les dio tiempo a vender en Alemania.


Las maletas donde los nazis les hacían escribir perfectamente legible a quien pertenecían para que al separarse de ellas las encontraran con facilidad, eso les decían para continuar la farsa y que no entrara en pánico una masa de personas de semejante calibre.



Al principio sobre el 1940, 1941, a las personas que ingresaban les hacían 3 fotos para tenerlos identificados, cuando el material fotográfico dejo de llegar al campo, se inventaron lo de los números tatuados, había varios tipos de presos en estos campos de exterminio, presos políticos Polacos, presos políticos de toda la Europa ocupada, Personas de etnia Gitana, Presos Judíos, y prisioneros de guerra, todo ellos separados por barracones y grupos, perfectamente identificados.



Escalofriante montaña de calzado, estas son solo las ultimas que no les dio tiempo de vender, no es un montaje son decenas de miles de ellos.





Al llegar a los campos se separaban a los hombres de las mujeres con sus hijos, para que no entraran en pánico, se les decía que venían muy sucios y cansados del viaje y que debían ducharse por separado y que después se reunirían de nuevo las familias, una vez formadas las filas, los ancianos y los enfermos o débiles ya formaban fila para ir directos a las duchas, no sabían en ese momento que era el ultimo en el que verían a sus familiares,  no piense el lector que iban a golpes o amenazados… no, voluntarios a ducharse, primero entraban en unos vestuarios normales, con sus taquillas numeradas, perchas, se les decía que recordaran el numero de su percha para encontrarla después, entraban en las duchas 1500 personas, cerraban la puerta, estanca, ya era tarde, una ventanilla en el techo se abría por donde caía el famoso ciclón B, en unos poco minutos, un comando especial de judíos, preparaba de nuevo la trampa mortal, mientras se seguían haciendo filas, los campos tienen unas dimensiones absolutamente grandes que no sabría decir una cifra, pero kilómetros cuadrados, se expropiaron terrenos y casas de Polacos en esta zona para que no hubiese testigos, zona de interés le llamaban, desmontaron estas casas y edificios para aprovechar el material, por eso los primeros barracones son de ladrillos, cuando se acabaron los construyeron con la madera de los bosques cercanos.


Brochas de afeitado, es sabido que los judíos deben dejarse la barba larga y llevarla arreglada.


Las latas de betún con las que lustraban sus zapatos.





Las personas que llegaba al campo con algún tipo de prótesis no tenia la mas mínima posibilidad, ya que se la quitaban y mandaban la prótesis a Alemania o al frente para sus soldados, las montañas de maletas de viaje, lentes, utensilios de afeitado, calzado y cabello que se encontraron en la liberación fue por que no les dio tiempo de mandarlo a Alemania para su venta.



En este seudo hospital, se realizaban todo tipo de experimentos.





Solo capturaron al diez por ciento de los nazis, de los 4000 que mandaban conocemos a 400, muchos murieron de viejos tras haber escapado como el medico joseph menguele que murió hace unos pocos años en una playa de Brasil de un infarto, maldito, eso me hace pensar que muchos nazis volvieron a sus casas a sus pueblos y ciudades, quemaron sus ropas y escondieron sus recuerdos por que borrarlos no podían, las familias se ocuparon de esconderlos y protegerlos, muchos estarán muertos por su edad pero otros se ríen cada día de nosotros por haberse evadido de la justicia, por que solo eran soldados, unos mandados, a los que la reconstrucción de Alemania y los trabajos agrícolas daban una nueva oportunidad, oportunidad que esos mismos nunca dieron a quien la suplico.





Este vagón de tren esta dentro del campo, así lo encontraron los rusos al liberarlo es uno de los últimos que llegaron.


Italia es el único país, que manda escolares constantemente al campo de concentración en visitas que duran 9 horas, para recordarles que Musolini apoyo a Hitler y los demás en su locura.



Literas donde dormían los presos, 4, 5,8  personas para poder mantener algo de calor en invierno, en verano estaban los mismos pero no podían hacer nada.




Al principio los presos dormían en el suelo, con algo de paja, luego pensaron que los podían almacenar mejor si los apilaban, de forma que hicieron literas de madera de tres alturas donde dormían, 3,4 o mas personas por cama dependiendo del frío, al estar tan enfermos, muchos con diarreas por las condiciones de vida, sin agua potable, sin aseos en los barracones, los que dormían de bajo de otros muchas veces recibían las inmundicias de los de arriba, estar sucio o oler mal era suficiente para que te destinaran a los distintas celdas de castigo, si el campo era cruel, las celdas no se calificarlas, hay varios modelos, la sin luz, donde metían 40 personas, 10 días sin comida solo agua, otra de un metro cuadrado donde metían 4 personas de pie, entre 2 y 5 días dependiendo de la fechoría realizada que podía ser, cualquier absurdo,  por la mañana iban a trabajar y por la noche a sus correspondientes celdas, donde solo podías oír los lamentos de los desdichados que como el se encontraban al lado suyo.




Esta pared de la vergüenza, al principio se les hacían 3 fotos, al acabarse el material fotográfico se les ocurrió lo de los tatuajes. Pijama de rayas de hombres.


Otro pasillo para mujeres, son interminables, otro tipo de pijama.


Había muchos trabajos en el campo, y no dependían de tus habilidades si no mas bien de tu suerte, si es que existió de eso aquí, intento no opinar, escribo rápido para no olvidarme… entre los trabajos, te podía tocar el grupo que vaciaba la cámara de gas y trasportaba los cuerpos hasta los hornos, eran algo mejor alimentados y podían lavarse ellos y sus ropas cada 3 semanas, eran judíos, la religión judía no permite incinerar los cuerpos, además reconocían vecinos y familiares al vaciar las camaras, estos presos se encargaban de arrancar el oro y el cabello antes de llevarlos a los hornos… otro trabajo era el de vaciar las letrinas había 5 para cada 1000 personas, los presos ( me disculpe el lector, no se como referirme a estas personas sin faltar al respeto)  solo podían usarlas dos veces al día, antes de ir a trabajar y al volver del trabajo, los encargados de vaciar las letrinas tenian un buen trabajo por que los Nazis, no soportaban el olor y tenían miedo a las enfermedades que podía trasmitir ese aire de manera que dejaban a esto presos un poco mas libres, sin vigilancia extrema, de modo que aprovechaban para usar las letrinas mas de lo regulado y descansar algo mas que sus compañeros, otro trabajo le llamaban Canadá, había varios pabellones donde llegaban las montañas de maletas, gafas, cabellos, zapatos robados a sus dueños, este trabajo tenia la esperanza de vida mas larga, la supervivencia en los campos era de entre 3 y 6 meses para mujeres y niños y de 1 a 2 años para los hombres, este trabajo podía alargar la esperanza de vida ya que la vaciar las maletas podían recuperar algo de comida, que portaban sus desgraciados dueños, quizás joyas, que de nada le servía a ninguno, quizás la ultima pieza de fruta, una patata, un caramelo que debían guardar sus dueños como su mas preciado bien.

Como Marcela millones... sobrevivió dos meses en el campo.





Dos de los cuatro hornos que quedan en pie, quedan en pie y no los dinamitaron por que fueron los que usaron para quemar documentación, fotos, ficheros, archivos, etc, cuando sabían que los rusos estaban en la esquina.




Solo algunos poco presos consiguieron escapar, por cada uno que lo intentaban, los nazis mataban a los 10 que tenia el fugado mas cerca, los que dormían mas cerca de el, el que se fugaba ademas de jugarse la vida que sin duda tenia perdida, si tenia éxito, sabia que sus compañeros mas cercanos serian ejecutados en el muro del barracón,  mención especial a 4 polacos de la resistencia que consiguieron salir del campo vestidos de con uniformes nazis que habían robado, robaron también un coche  y salieron por la puerta principal, el ultimo murió hace apenas dos meses con 98 años. Si algún preso se le ocurría ayudar a otro en su trabajo o ayudarlo  de cualquier forma eran castigados todos los que estuvieran cerca pudiendo tenerlos de pie durante un día. También había  horcas por el campo, donde a modo de ejemplo se colgaba gente aleatoriamente, cada x tiempo una vez al mes aprox, los nazis hacían limpieza, entraban en los barracones y a los que estaban con peor aspecto, enfermos, o que ya no se podían mover, los mandaban a las cámaras para dejar sitio a los nuevos presos y que la mano de obra no bajara su rendimiento.







En cada barracón había una habitación separada con una pequeña calefacción para el Capo, el Capo no era otra cosa que un preso peligroso, que habían sacado de alguna prisión de la Europa ocupada o Alemania incluso, con especial tendencia a la violencia extrema, eran los vigilantes de cada barracón en los cuales había una chimenea, de echo quedan las torres de ladrillos de muchos barracones que ya no existen, pero que nunca funcionaron, es paradójico que las instalaban, construían pero nunca funcionaron, en los últimos días se dedicaron a dinamitar todo lo que pudieron, pero sin dejar de usar los hornos hasta el ultimo minuto, por eso muchos barracones siguen en pie por que debían elegir, en que usar el tiempo que les quedaba,  de hecho en Mauthausen la guerra termino en Febrero de 45 y los hornos siguieron funcionando hasta mayo, a este campo trasladaban los presos de todos los campos de los piases que los aliados iban liberando.

Muchos Judíos llegaban con sus mantas religiosas, son un símbolo sagrado, como para nosotros puede ser la cruz, los nazis las ponían a las entradas de los barracones en el  suelo para que se limpiaran los pies antes de entrar, llenos del barro del campo.




Cada 6, 8 barracones había un muro de fusilamiento, donde constantemente se oían disparos, los presos sabían que acabar en el muro era cuestión de un mal día de cualquier Nazi, en cualquier parte del campo se encuentran fosas comunes, agujeros sin mas, donde ponían cuerpos, muchas de ellas siguen sin encontrarse al no haber testigos que puedan decir donde estaban, en el momento de la liberación solo encontraron 400 cuerpos sin incinerar, parece ser que solo los incineraban 40 minutos, que eran del todo insuficientes para un cuerpo humana, los restos los llevaban al río, directamente, por eso no es posible que la gente que vivía en las márgenes del río que transcurre por media Polonia no viera los restos, indiferencia por  supervivencia.


Los ultimas barracones, osea la malloria son de madera, no tienen suelo, la misma tierra lo era, en invierno, cuando llovía se filtraba el agua del exterior y si llovía los techos no eran impermeables, los barracones de obra era donde estaban las mujeres en 4 campos distintos del complejo Birkeneou aunque tenían la esperanza de vida mas corta desde su llegada, los barracones de madera eran de una medida para 51 caballos y los nazis metían 500 personas en cada uno, debe haber cientos, el campo de mujeres se calculo para 10.000 personas y metieron 160.000, las mas débiles o enfermas y que ya no podían trabajar las llevaban al barracón de la muerte donde las dejaban durante días sin comida ni agua, hasta que reunían 1500 personas para poder usar una de las cámaras de gas. 


Había 4 barracones hospital, donde se les hacían a los presos operaciones que no necesitaban, la gran malloria de ellos no las superaban, las operaciones eran realizadas, no por médicos, si no por alumnos o por cualquiera que quisiera practicar la medicina, experimental o del tipo que fuese, a las mujeres se las intentaba esterilizar, mejor dicho para buscar un método rápido de conseguirlo, la gran malloria tampoco lograba salvarse en estos experimentos.


En este campo vivía Rudolf Hess, en una casa blanca entre arboles, con su familia, dentro del recinto pero sin que alcanzaran a ver directamente en que trabajaba papa…hasta aquí mis recuerdos de los comentarios de nuestra guía Polaca, que no solo te soltaba el relato contratado, si le preguntabas fuera de eso, sabia perfectamente a historia del campo y de su país.


Mi impresión, al llegar, es la inmensidad del terreno, el espacio abierto, desolado en mitad de la nada, donde llegan unas vías de tren fantasma, donde en tantos reportajes, programas de la historia, de la guerra, la entrada un millón de veces vista, no por saber que veras te da igual verla, de alguna manera constatas que no es una broma de los Nazis, su sentido de la humillación extrema a un pueblo y cada una de las personas individualmente, sin que ninguna de ellas significara nada en absoluto, Auswitch es una maquina total de exterminio humana, como industria que persigue un fin es impecable en su diseño, desarrollo y funcionamiento, en el autobús de camino a los campos que dura una hora y media de autobús,  la gente va hablando, comentando, en el nuestro todos eramos españoles,  al bajar del autobús y una vez entrados en el campo, tu grupito enmudece, se esperaría mas ruido de unas decenas de grupos de 10,15 personas, las caras son las mismas en todas las nacionalidades, incredulidad, profundo respeto, la muerte esta en el lugar, en cada esquina, si intento trasladar el frío que tengo con mi ropa técnica y compararla a  sus sutiles ropas, cuerpos desgastados, cansados, consumidos por el trabajo extremo,  no lo puedo imaginar, literalmente morían de frío, de las condiciones de vida, de enfermedades, de pena, trabajos forzados, sin ganas de vivir, y el que sobrevivía a todo le esperaban las cámaras de gas. No tengo palabras para calificar lo visto, todas las que conozco no me sirven para explicar mi pena. El ser humano es  capaz de lo mejor y de lo peor, aquí sacamos matricula de honor, unos y otros.

Al abandonar el campo los nazis dinamitaban todo para hacer irreconocible todo, esta es una de las cámaras de gas del campo.



La casa donde el jefe del campo vivía con su familia, mujer e hijos, una frondosa fila de arboles impedían ver lo peor del campo, fusilamientos, ahorcamientos, gente muriendo en el barro, personas demacradas con la mirada perdida...