sábado, 11 de junio de 2016

Seguimos quemando etapas

Todos los pasos que damos están orientados en un solo camino, no me despisto con las luces de colores de los escaparates, voy a rumbo con la mirada fija en el compás que marca mi derrota, sigo poniendo los ladrillos que sostendrán la libertad que necesito para poder salir del sistema, este sistema que nos tiene a todos trabajando en la rueca, como mulos al molino atados, que intuyen que solo serán desconectados para morir, cuando ya no sirvan para empujar… así es este sistema, nos hipotecamos, para que los que nos han prestado el dinero para comprar lo que no necesitamos, tengan esclavos a jornada completa llevándoles dinero sin parar todos y cada uno de los días de su existencia, de esta forma no dejan de engordar.



Libertad que es? Yo no lo se, cada una de las personas que conozco tiene su propia idea de lo que es, claro esta que todas las personas que conozco son de este nuestro primer mundo, con lo cual creo que nunca han tenido libertad aunque algunos de ellos lo creen firmemente, tienen libertad de ir y venir, de entrar y salir, pero poco mas, ya que han de cumplir con sus responsabilidades, económicas, familiares, laborales, etc, etc, de forma que esa libertad se reduce a unas pocos minutos al día, cuando se termina de trabajar, y otras responsabilidades, unos ratos los fines de semana y poco mas… para la mayoría.

Algunos pueden soltaramarras, cuando se jubilan y después de una vida de trabajo, venden todo, compran un barco y navegan durante un tiempo determinado, antes de que los achaques empiecen a ser serios y tengan que poner fin a la aventura, otros pueden soltaramarras cuando acaban sus carreras o antes de meterse en hipotecas, casa, hijos.... por norma general estos últimos lo hacen en barcos mas modestos que los primeros, ( siempre abra excepciones ) no se cual de las dos opciones es la mejor, ya que los primeros comprobaran que tenían que haber salido antes y los segundos que a su vuelta, y atarse a un trabajo, familia...etc, también tiene lo suyo. Tanto a unos como a otros les une que en algún momento han tenido el valor, las fuerzas y las ganas de soltar amarras, toda mi admiración a ambos.