jueves, 23 de enero de 2020

De Son La a Mu Cang Chai, tremendo paisaje con las Etnias del Norte y sus arrozales





13 de Diciembre de 2019


Esta a sido la etapa, con la que no cuentas, esa de la que seguro te acuerdas, todo empezó ayer, cuando Marie cambia la ruta, decidimos ir por un sitio poco transitado para ver las terrazas de cultivo de arroz. Os remito al vídeo para que veáis los pueblos y el camino concreto.





 Alguna trampa o algo, que no sabemos lo que es.



Vista de la primera aldea, la del  camino malo, en esta parte aun es aceptable.




Recorremos 50 kilómetros de carretera, lenta, de montaña, son las 10 Am, vamos lentos ya que la carretera no permite mas, al desviarnos por uno de los caminos, a los pocos kilómetros se acaba el asfalto y pasamos a un camino malo pero que aunque difícilmente, conseguimos ir ganando poco a poco terreno al Gps, aunque ahora si que vamos lentos, en segunda y temiendo por los soportes de las mochilas, por la cadena, por el chasis... Por toda la moto en general, nos damos cuenta en seguida que por aquí no pasan turistas, todo el mundo nos reconoce como extranjeros y nos saludan al pasar, el pueblo que transcurre al lado del camino no se describirlo, ( deberéis verlo en el vídeo que un día pondré abajo del todo, suscribiros al blog para enteraros de cuando,)  son casas típicas de madera, el que escribe no sabe si están terminadas, sin son chabolas o casas típicas, no lo se, a nuestros ojos todo esta por terminar, nos sorprende mucho este poblado el cual dejamos por popa, paramos a hacer unas fotos y volar el dron, que nos da una visión de los sitios, esplendida.  Al kilómetro, todo cambia, el camino se convierte en imposible, socabones, hoyos y rodadas y piedras redondas salientes y empezamos a subir, un poco, me tengo que arremangar, me quito la chaqueta por que estoy luchando con la moto, algún tramo debo hacerlo en primera, por un momento pienso que a sido un error, que tendríamos que dar la vuelta.





 Llegamos a las primeras terrazas de arrozales.






Durante 12 o 15 kilómetros, el camino sigue empeorando, hasta el punto de que en primera no basta y Marie debe ir andando y ayudando a la moto empujándola para salir de los hoyos, voy sentado en el deposito por que entre el peso atrás y la pendiente pierdo la rueda de alante constantemente, se que la moto no va a soportar esto, pero he visto un taller de motos antes de empezar a subir, a las malas, podremos comprar otra moto, cambiar las mochilas de una a otra y seguir...  Aquí las mujeres de esta Etnia portan un Moño en todo lo alto de la cabeza, muy bonito y especial,  si han de ir en moto, no hay problema, el casco va en lo alto del moño, así el casco queda lejos de la cabeza, es bastante peculiar, sus vestidos también muy coloridos, los niños por la calle, descalzos en muchos casos, no todos van al colegio intuimos, por que vemos muchos a todas horas por las calles jugando las cosas mas raras, para nosotros claro, ni tablets, ni móviles...











Se acaba el camino de cabras destruido y comienza un camino de hormigón pero aumenta la pendiente considerablemente, la primera velocidad es la única que admite la moto y aunque voy a pocas revoluciones, hace calor, huele a aceite quemado y a embragues fundidos, vamos parando para hacer fotos, el paisaje no tiene igual, terrazas y mas terrazas para aprovechar el terreno para el cultivo del arroz, no es la mejor época para los colores, pero aun así, es un espectáculo, cuando nos paramos para las fotos, Marie se va metiendo en las casas de la gente, yo me muero de la vergüenza pero este pueblo esta ansioso por conocer, por saber, por mezclarse, enseguida te sonríen e intentan cambiar alguna palabra, nadie habla Ingles aquí, pero los gestos y la sonrisa de Marie nos abre la puerta a muchas vivencias. Hacemos unas tomas aéreas y volvemos a la moto, llevaremos unos 20 kilo metros por este camino, dejando aldeas aun lado y al otro, que lejos de ser pobres entre ellos, lo son a nuestros ojos, unos ojos los nuestros que no se hasta que punto son objetivos o están capacitados para ver mas allá de prejuicios.










Sinceramente no sabría decir si son felices o no, me arriesgaría por el si, pero lo serian si supieran lo que hay un poco mas allá? Apenas a 350 kilómetros de aquí esta Hanoi, donde la malloria no ira jamas, lo necesitan? No lo creo... No son pobres, tienen terrenos, cultivan y venderán su arroz, tienen animales, patos, gallinas, cerdos, cabras, bueyes, dentro de su vida, no parecen necesitar mas, pero viven o solo sobreviven? Esta claro que como todos los seres humanos querrán prosperar, pero donde viven, son la clase media, si migran para tener mas cosas quizás ya no lo sean donde lleguen. .. No lo se, estoy confundido.


El camino sigue mas cuesta arriba que nunca, vamos en primera mas de 20 minutos y se que la moto se va a romper en cualquier momento, hace un ruido extraño de vez en cuando, como un golpe de un piñón o de la cadena, no consigo saber que es, me paro para que se enfrié, hecho un poco de agua en la culata después de 20 minutos y sigue hirviendo el agua según toca la culata, no hay nada que hacer mas que esperar, los arrozales quedan ya muy abajo, hemos subido 2550 metros en una subida infernal.



 Creemos que este cuadro es para gente que no sepa leer ni escribir o para personas que nunca han ido a ningún medico, esto es muy rural y alejado de todo.




 Esta foto no es nuestra, en la época de recogida del cultivo, así están los campos, eso es en verano.



El taller del mecánico fenómeno, 2 cojinetes de rueda trasera en 40 minutos, le sobro tiempo, cuando llegamos ya estaba a otras cosas...





Mi visión de estas motos esta cambiando, absolutamente, es Honda y de esto también quiero decir algunas cosas, el 90% de las motos que hay aquí son Hondas, se viaja y trabaja con ellas sin descanso, se las trata a patadas y siguen funcionando. Las tiendas de Honda son los mejores edificios de todos los pueblos, por hecho polvo que este el pueblo, hay una tienda Honda fantástica.



 Mercado de Mu Cang Chai.




 Norias elevadoras de agua. primero fueron las romanas o estas?



 Martinetes, en el vídeo se apreciara mejor, esas ruedas se mueven con el pasar del agua, las palas levantan un martillo que golpea el grano depositado en un mortero de piedra, creo que están en uso.



Cena en el Moon 2, todo un lujo por restos lares.



Terminamos la subida y empezamos a bajar, el cansancio ya se nota, dejo descansar la moto en punto muerto en el descenso, mientras vamos atravesando aldeas y paisajes de documental, esta etapa posiblemente vaya a ser de lo mejor que veremos en el Norte de Vietnam, a sido un acierto el cambio del plan, hemos visto lugares reales, del Vietnam autentico donde no hay un solo sitio donde alojarse y eso es solo por que por aquí, no pasa nadie que necesite alojarse y estamos encantados por ello.




Marie a entrado en alguna de sus casas,  las casas de pilotes, abajo es donde están los animales y quizás algún comercio, arriba una sala común donde sobre unas colchonetas duerme toda la familia junta, las puertas y ventanas no cierran bien, los paredes son de tablas sin junta, no tienen ventanas de cristal, debe hacer mucho frío en estas montañas, cuando sople duro, recordar que estas aldeas están entre 1500 y 2500 metros de altitud, a la que se va el sol, hace frió, frío de verdad.


Vemos personas trabajar en las laderas de las montañas, cortando caña de azúcar, supongo que salvaje, la cortan y bajan hasta la moto donde la cargan y llevaran a vender o a procesar ellos mismos.


 Típico puente de bambú, debe tener 50 o 60 metros de longitud.





 Donde fueres haz lo que vieres, yo no soy de guantes, pero reconozco que estas manoplas están muy bien.


Arrozales en Mu Cang Chai.



Llegamos al Moon 2, nuestro alojamiento por unos días, es de noche, estamos muertos, 9 horas de viaje de las cuales 5 horas sobre la moto, salimos a cenar algo, como siempre sera una aventura encontrar un lugar que tenga alguna foto... Pasamos por delante de un lugar donde una señora asaba unos patos, sin pensarlo compramos uno por 200.000 dongs, 8 euros, no se si nos han timado...     Al llegar a la habitación oímos por un megáfono, algo así como un mensaje político del partido, esta justo en la puerta del hotel y se oye a toda potencia, no le hacemos caso... Hasta que a las 6 de la mañana, justo cuando amanece, vuelven a darles los buenos días a estas pobres gentes, para animarles a levantarse para trabajar, y recordarles las bondades del comunismo y no elegir gobernantes, pero a los que no hemos de trabajar, el mensaje toca un poco las narices.




 Marie con su nuevo pañuelo típico de esta Etnia.




Esta mujer viene bajando por una ladera, cargada como veis, marie sin nada de carga se a caído. Estas personas son duras, hechas al trabajo, no conozco ninguna persona occidental que pueda acarrear esta leña en llano... esta abuela bajaba de una montaña de 600 metros por un camino en pendiente donde hemos subido a cuatro patas...





Hoy he bajado a mirar el aceite de la moto, como pierde un poco y consume otro poco, lo miro de vez en cuando y le añado, pero sobre todo quiero mirar un ruido que me tiene mosqueado, son como unos golpes sin ton ni son, resulta que son los cojinetes de la rueda trasera, que entre el peso y los caminos de piedras han dicho adiós, vamos a buscar un mecánico y lo encontramos enseguida, le digo lo que pasa y le pido precio, son 80.000 dongs, que son menos de 4 euros, le digo que cuando paso a por ella y me dice que en una hora, deja todo lo que esta haciendo y se pone con nuestra moto, volvemos de dar un paseo a los 40 minutos y la moto esta lista... Le doy 200.000 dongs y cuando se dispone a darme el cambio le digo que no, que es para el, el chico se queda petrificado y agradecido.  Algunos diréis que no debemos hacer eso para mantener así los precios bajos mas tiempo y que otros viajeros disfruten igual que nosotros de esto y es cierto, otros diréis que no debemos mostrar ese tipo de poder o no debemos mostrar esa actitud y también es cierto, pero me mueve a hacerlo el que cuando este mecánico vea a un turista con su moto averiada y apurado, se acuerde de aquel viajero Español que se porto bien con el y repita lo que hizo hoy Sábado, con varias motos empezadas, dejo todo y arreglo la nuestra y eso no es mostrar nada mas que agradecimiento.




 Estos chavales han pedido para reyes, el dron, la tablet y la Play...y seguro que si no se las traen, estarán amargados.











Salimos por la tarde a hacer unas fotos y volar el dron, encontramos unos martinetes antiquísimos que sospecho aun se usan, unas norias para elevación de agua, y seguimos paseando por los arrozales, esas terrazas que han sido esculpidas por muchas generaciones, mantenidas y creadas hace cientos o miles de años, al no existir terreno plano, han creado terrazas en montañas altisimas de entre 400 y 1000 metros de altura, a las que suben por unos caminos andando, casi a diario a cultivar y reparar las terrazas, estas personas son duras, duras de verdad, trabajan duro y viven con poco, ningún lujo, ninguna comodidad, agua fría, ningún aislamiento en sus casas, duermen en colchonetas duras como piedras, a este pueblo no les gana nadie una guerra limpia, de las de cuerpo a cuerpo, no es posible.



Decidimos cenar en el alojamiento y nos estamos dando cuenta que siempre es el mejor sitio, nos empeñamos en hacerlo fuera para mezclarnos y vivir mas la experiencia, pero las condiciones lo hacen difícil, los palillos de madera que han chupado medio pueblo, los platos, suelos, charcos, camiones pasando a 3 metros de tu plato, animales... En fin no ya nos arriesgamos suficiente con el trafico.







El alojamiento resulto ser el mas caro de todos los que hemos estado.



Pincha aquí para vernos en Youtube





En entradas anteriores...










lunes, 20 de enero de 2020

De Moc Chau a Son La, el Vietnam mas profundo y autentico.




12 de Diciembre de 2019.


Al no dormir nada esta noche, nos levantamos pronto y pertrechamos la moto para los 120 kilómetros, de esta etapa, hasta la mitad del recorrido es cuesta abajo, la segunda mitad tuvimos que recuperar lo bajado.









La carretera es bastante buena, mucho trafico de camiones, y durante largo rato, a ambos lados de la carretera hay casas y comercios, que por un lado te dan la tranquilidad de que en caso de avería, alguien te podrá dar una mano.










La moto aunque demasiado cargada se comporta bien, estoy cambiando mi opinión sobre las motos de pequeña cilindrada, se puede viajar con ellas, claro que si, la nuestra quizá demasiado cargada, dos motos hubiera sido lo ideal, pero nos apañamos.








En cada kilómetro te puede sorprender la muerte, los camiones te pitan al pasar a modo de aviso, pero nada mas, van a pasar si o si, van rápidos, los peores son los autobuses de linea, esos llevan el pito puesto y van cruzando de carril a carril, esquivando motos y coches y camiones.









Pincha aquí para vernos en Youtube



En entradas anteriores...