martes, 16 de enero de 2018

Descubriendo Puglia, Matera, sorprendente.



10 de Noviembre de 2017


Bello, este pueblo es sin duda de lo mas bonito que hemos visto hasta ahora en todo nuestro viaje en barco, el pueblo es increíble y la zona esta habitada desde tiempo a...



 Llegamos de noche, pero ya nos sobrecogió su belleza.




Matera es una ciudad y municipio, capital de la provincia homónima, y primera ciudad de la región de Basilicata, en el sur de Italia (a la que a veces se nombra como Lucania). La habitan unos 60.383 habitantes.2
Aparte de una economía que tradicionalmente se ha basado en la agricultura, a finales de los años noventa, el principal recurso económico de Matera, y de las ciudades que la rodean, es la producción de tapicería.
La ciudad se encuentra en ángulo oblicuo respecto a un cañón, que ha sido erosionado a lo largo de los años por una pequeña corriente, el Gravina. Cuenta con un casco antiguo muy particular, en el que las casas estaban excavadas en la roca caliza. «Los Sassi y el conjunto de las iglesias rupestres de Matera» han sido declarados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad






 La misma situación de día no desmerece la de la noche.




 Marie Jeane y Marie se lo pasan bomba.



 Como en algunos pueblos de España, ( Pegalajar por ejemplo ) se empieza en la edad media a vivir en cuevas, poco a poco se hacen mas y mas grandes, luego puertas, y así empieza una ciudad.





 La película la Pasión de Cristo de Mel Gibson, fue rodada en estas calles y a partí de ahí exploto al turismo.






La región de lo que hoy es Matera ha estado habitada desde el Paleolítico. Se dice que la ciudad fue fundada por los romanos en el siglo III a. C., con el nombre de Metheola por el nombre del cónsul Quinto Cecilio Metelo.
En el año 664 Matera fue conquistada por los lombardos y se convirtió en parte del Ducado de Benevento. En los siglos VII y VIII las grutas cercanas fueron colonizadas por instituciones monásticas, tanto por los benedictinos como por los ortodoxos griegos.
Los siglos IX y X se caracterizaron por la lucha entre los sarracenos, los bizantinos y los emperadores alemanes, incluyendo a Luis II el Joven, que destruyó la ciudad. Después del establecimiento de los normandos en Apulia, Matera fue regida por Guillermo Brazo de Hierro desde 1043.