domingo, 18 de agosto de 2019

Travesia Milos Creta, 130 millas de puro placer



2 de Julio de 2019


Salimos de Milos, con ganas de escapar del Meltemi que ya azota, agobia y molesta a partes iguales, vemos Milos por la popa aun, apenas salimos hace 2 horas, pero noto la libertad del que se escapa.

Paramos en Kleftico, una punta al SW de Milos, donde se les a ocurrido llamar a la zona la torre Eifel de Milos, el que pone los nombres a las zonas turísticas siempre pensé que debía dejar la bebida y las pastillas... El lugar es bonito, en Enero y Febrero, ahora no es mas que el lugar donde se dejan ver los mejores barcos de Cicladas, pude contar 30 barcos fondeados mas un entrar y salir de barcos repletos de turistas para que mojen el culo deprisa, que nos vamos a otro lado... Nos damos un baño y nos vamos, nos a desilusionado el lugar.










Llevamos un viento por la aleta de 11 nudos, que debería llevarnos hasta Creta a vela, incluida la noche, el viento de aleta no es con el que mas rinde el barco, vamos despacio, apenas rozamos los 4 nudos, la mar esta con medio metro, que para un barco como el nuestro, parece que estamos fondeados, ningún movimiento.

Llevo por la popa mis artes de pesca, esperando a que la diosa fortuna, ponga un pez abordo, hace tiempo que guardo botes y botes vacíos con la excusa de poder llenarlos y hacer conserva de algún tipo de tunido o llampuga, serviola, etc...








La travesía después de 12 horas esta siendo un espectáculo, placentera, tranquila, con la temperatura motera, esto es ni frió ni calor, el horizonte limpio a 360 grados, solo veo a Regina a una milla, que hoy viste su genaker, primera travesía nocturna para Monica, no se puede mejorar, charlando con Javi por la raído, el día es esplendido, comentamos que esta ruta es poco transitada, apenas hemos visto de lejos un pasaje y un contenedor en muchas horas de mar, pensábamos que estábamos de suerte, salir de Milos como huyendo, pero eligiendo el día para acometer esta travesía, que no pensábamos hacer en principio.


A las 19 horas, el carrete sale disparado, me pilla leyendo, pero mientras sale hilo a toda leche, me pertrecho para la batalla que me espera, como un baile, Marie ya a preparado, trapos, bandeja, cámaras y cuchillos, llego al carrete y han salido mas de 100 metros de hilo, mas 100 que ya había fuera, me doy cuenta que apenas quedan 30 o 40 en la bobina, empiezo a cerrar el freno del carrete y la caña se dobla un montón jamas la vi así, pensé que se partía, vuelvo a soltar el freno, pero no es buena idea, el pez esta nadando al fondo, el barco a vela en dirección contraria, la tensión en la linea es brutal, voy a las velas, recojo el genova, mesana y suelto escota de mayor, bien, ahora al menos puedo recoger la linea, me cuesta una barbaridad, tengo que parar a descansar, y cuando el pez tira debo dejarle ir un poco, después de 30 minutos y el brazo para tirar, lo vemos por la popa, es el mas grande que hemos pescado, aun esta en el agua, no cantemos victoria, Marie prepara el gancho, intento subirlo sacando la caña sel cañero, mala idea casi se va todo por la borda cuando al pez le da por intentar zafarse y salvar la vida, le meto el gancho y para arriba compañero, hoy no es tu día de suerte, acabaras en el grifo, es una bestia de 12 o 15 kilos, creemos que el mas grande que hemos pescado hasta ahora, le damos muerte rápidamente, no merece sufrir, seguidamente nos disponemos a la tarea, manguera para limpiar la cubierta, lo colgamos de una driza por la borda y lo descuartizamos, haremos al llegar a Creta las primeras conservas de atún en aceite de oliva, veremos como salen.










La brisa nos acompaña, mientras escribo esto, son las 23 horas, llevamos 14 horas en la mar, he cerrado la bañera, estamos en Julio, pero refresca la noche, navegando a vela, la noche sin luna, sin nubes, sin contaminación lumínica, hace que las estrellas se peleen por mostrarse mas brillantes que su vecina, miles de ellas brillan en lo mas negro, destacan, la Polar, Sirio, Orion, Bitel… , la vía Láctea se ve perfectamente, miro durante unos minutos y no tardo en ver algún meteorito estrallandose en la atmósfera y dejando una fugaz linea blanca que apenas dura un segundo, el ruido del barco navegando, el suave balanceo, la fluorescencia que observo en la espuma que dejo al costado, todo ello es lo que me recuerda por que viajamos en barco, en velero, viajamos en barco por momentos como este, en el que todo es simplemente perfecto, estamos donde queremos haciendo lo que queremos, nada falta, nada temo, soy libre.


La noche con vientos flojos, de 7 a 9 nudos, nos hacían navegar a 3,5, 4 algún momento, la hora de llegada se alargaba hasta las 19,30 horas, esto supondría una navegación de 31 horas, pero resistimos el envite y la tentación de arrancar el motor, si hay que llegar a las 19, pues se llega que carallo!! Acaso tenemos algo mejor que hacer que disfrutar de una navegación a vela?  Con la primera luz Marie me releva, voy a dormir un poco, 3 horas que han sido reparadoras, a las 7 estoy en la bañera de nuevo, me doy cuenta que en la guardia de Marie a su ido el viento, tenemos 20 nudos y mar de 1 a 1,metros,lo que al llevar el viento por la amura de Er, demos algún meneo, el barco aguanta los 20 nudos de viento con todo arriba sin inmutarse, aun así enrollo un metro de mayor y los meneos nos abandonan casi por completo, esta velocidad de 7 nudos que llevamos a bajado la hora de llegada hasta las 11Am, lo cual no esta nada mal, escribo esto, tumbado en la bañera a las 9,30.


Los 20  nudos de viento, con el pasar de las horas van formando la mar, le calculo en este ultimo tramo una ola de 2 metros, con rompiente, todo lo que alcanzo a ver esta mezclado entre el azul profundo y el blanco espuma, el cansancio hace mella en nosotros, el barco navega seguro entre 6,5 y 7 nudos, las dimensiones de esta isla, son descomunales, cualquier Ciclada es una piedra a su lado. 


Llegamos a Ormos Spinalonga en Creta, una bahía cerrada, protegida de todos los vientos, echamos los hierros en el primer sitio que nos parece y a descansar, tengo mencionar que esta travesía de 25 horas, con vientos constantes por la aleta entre 8 y 28 nudos, a sido memorable, puse las velas en Milos y no le he dado una vuelta a un winch para nada, tal las puse las he quitado 10 minutos antes de virar el cabo, donde estaba racheado a sotavento, sin duda una de las mejores navegadas de mi vida.




domingo, 11 de agosto de 2019

Meltemi, siempre a sotavento



20 de Junio 2019


Navegamos en estas aguas hace tan solo dos meses, en teoria los meses buenos, Mayo y Junio, por que Julio y Agosto según nos cuentan navegantes mas expertos en este mar, aquí no se puede estar, donde estamos? Para los que os enganchais con esta entrada al blog, estamos en el Mar Egeo, donde los dioses decidieron que para expulsar a las ninfas de una isla, Kea, soplarian vientos del Norte durante 50 dias, sabido es de todos que los griegos no son muy exactis ni con las distancias ni con los tiempos, es como el articulo numero 1 de una ley no escrita, cuando te dicen: a 2 kilometros, pueden ser 5 u 8 y si te dicen a 10 minutos, puedes caminar 1 hora tranquilamente, de modo que lo de los 50 dias con los que los dioses castigaron a estas islas, nunca seran 50, pueden ser 70 o 100, jamas seran menos.

Eso deja a los navegantes de estas aguas en una inseguridad especial añadida, si ya es de por si la vida en la mar, algo dificil en condiciones normales, aquí esta situacion se acentua por este viento incordioso llamado Meltemi, el Meltemi es un viento que te azotara durante una semana seguida, dia y noche, no podras creer como es eso posible, pero si tienes suerte seran 5 dias y si no la tienes, me remito a la ley numero uno… la intensidad del Meltemi puede variar, de 30 a 55 nudos los mas duros de los cuales nosotros no hemos vivido ninguno por que esas intensidades suelen darse en Julio y Agosto, aunque me remito a la ley numero uno de nuevo, respecto a las previsiones meteo, los partes no aciertan en demasia con lo que se suma a la incertidumbre un nuevo aspecto, la inexactitud, la meteo nunca fue una ciencia exacta, lo sabemos, vivimos con ello, pero aquí no dan una ni por casualidad, solo aciertan la direccion 20 grados arriba o abajo, claro es facil, siempre debe llevar dicah direccion una N, puede ser NNW, NW, N, y en alguna rara ocasión NNE, teniendo resuelto en tema de la direccion que ponen un poco a boleo, queda la intensidad, un parte que de rachas te de 25 nudos y subrayo lo de en RACHAS, he visto nuestro anemometro, marcar 42, sin ruborizarse, a toda esta ensalada de factores, le sumamos las rafagas descontroladas que no vienen a cuento, estas se pueden dar de dia o de noche, siempre cuando esta soplando o no, tienes un viento continuado de 15 a 20 nudos, y sin venir a cuento, te atiza un sopapo de 40 nudos que puede durar entre 1 minuto y 3, lo cual es demasiado para una racha que apenas suelen durar unos segundos en cualquier lugar.

Despues de este pequeño preambulo, para entrar en la situacion, navegar por aquí ya os podeis imaginar lo que es, y los que sois nuevos en esto y no os lo imaginais, lo siento, este electricista no lo sabe explicar mejor. Has de dormir con un ojo abierto y navegar a vela con las escotas en la mano, listo para soltarlas rapidamente, si no lo haces puedes pasarte el verano recojiendo trastos del suelo del barco.


Navegar siempre a sotavento, esa es la tecnica mas habitual aqui
Hasta ahora hemos tenido suerte, con ahora quiero decir hasta la semana pasada, cuando vimos que se avecinaba un Meltemi, el primero para nosotros y estamos a 14 de Junio de 2019, nos escondimos en Sifnos, en una cala llamada Piatos Gyalos, largamos 50 metros de cadena de 10mm y nuestra Rocna 25, no esperabamos grandes vientos, las rachas deberian ser de hasta 30 nudos, no demasiado para un Meltemi pero si, para el primer Meltemi de la temporada, claro 30 nudos en el parte, ya digo que hemos visto hasta 42, y no siempre estaba mirando el anemometro, puedo imaginar que alguna de esas rachas los superara. Despues de una semana conviviendo con este viento, hemos decidido que nos vamos de las Cicladas, que son muy bonitas y con parajes paradisiacos y muchos de ellos deserticos, como por ejemplo donde estamos ahora, en la isla de Kimolos, solos en un fondeo de aguas Turquesas, con fondon de arena de en sueño, pero escribo esto con 30 nudos de viento sostenido, nos vamos fuera de la influencia del Meltemi, de sus ninfas y de sus caprichosos dioses, que hacen aquí la vida de estos navegantes, dificil, y no nos alistamos para esto, Adios Meltemi!!!

domingo, 4 de agosto de 2019

Milos, la preferida de muchos



16 de Junio de 2019


Salimos de Sifnos, después de comer, para hacer las pocas millas que nos separan de Milos, primero salio Javi, luego Antonio, Philip, nos quedamos solos en el fondeo, era el primer día de calma después de que nos estuvo zurrando un Meltemi varios días, salieron todos como si les persiguiera un acreedor, nosotros en principio saldríamos al día siguiente dejando calmar la mar de los días anteriores, que seguro aun estaba formada, pero la decisión no era fácil, navegar hoy a vela con mar o mañana a motor con menos mar, preferimos lo primero, al salir del fondeo nos saludan 12 nudos que en las rachas pueden ser 25 o 28 nudos, te pilla con todo desplegado y tienes un lío, para luego volver 12 o 15 nudos, si sacas trapo para la racha no te mueves y si sacas para los 12, 15, en la racha a correr soltando escotas y gualdrapeo de velas, muchas velas se rompen así, la mar formada nos menea bastante pero al menos vamos a vela, al pasar por Kimolos, el viento vira y me hace ceñir a rabiar para arribar a Milos, pero recuerdo que Antonio, armador del Thor Décimo, me marco un fondeo extraordinario en esta isla, así que me dejo caer, y arrumbo a Kimolos, fondeo, baño, cena, baño, luna llena... Mañana sera otro día.



 Plaka.



 Entradas para las Catacumbas.







Otro día, levantamos el fondeo para hacer las pocas millas que nos llevaran al fondeo de Milos, tenemos 25 nudos por la aleta, que nos propulsan cómodamente durante un par de horas, al rodear Kimolos, debo ceñir y eso no esta bien visto, motor y palante, en cuanto puedo para la maquina y a vela arribamos al Milos, Miss Regina ya nos esta esperando.



El fondeo de Mimos es magnifico, muy seguro y protegido de todos los vientos, fondo de arena de 5 metros, largo los de siempre y dejamos pasar la tarde, hasta que aparece Javi y nos invita a bajar a tierra para cenar, aceptamos.


 En este emplazamiento se encontró la Venus de Milos.


 Reproducción del frontón del teatro.




Reproducción de la Venus, la autentica esta en el Louvre.







Al día siguiente bajamos la moto, y nos decidimos a ir la famosisima puesta de sol de Milos, en Placa, la capital, en una capilla pequeña, en su terraza nos congregamos unas pocas personas para ver el espectáculo, que sin duda es singular, yo voy en moto, los mas deportistas del grupo osea todos, vienen andando 5 kilómetros desde Adamas, para la bajada como han acabado las ganas de hacer deporte la hacen en autobús... Jejeje.

Al tener la moto abajo, hoy aprovechamos para irnos de ruta, llegamos a una playa que de la que os pongo alguna foto, es una playa de un kilómetro en la que estuvimos solos, las aguas inmejorables, encontramos una rara sombra para comer y descansar, estamos en Junio y estuvimos en una playa solos, esto solo puede pasar aquí. Ya de vuelta cambiamos de ruta, pasamos por la zona de Milos donde están las minas, de Ventonita, Tiza y Posolana, el paisaje es desolador, minas a cielo abierto, muchas, varios kilómetros, unas en explotación y otras todavía sin tapar ni reforestar, por la vía, carteles de peligro advirtiendo de que hay camiones pesados trabajando las 24 horas, la carrtere llena de restos que caen de los camiones, que con el agua de un camión que pasa regando para que no se levante polvo, generan un barrillo que para las motos es imposible, es una arcilla que te hace sacar los pies de los estribos y llevarlos arrastrando, un par de veces hemos estado a punto de acabar en el suelo, salvando la situación de milagro con varios pisotones de esos que te rompen los tobillos, por esta zona desolada no viene nadie, no es atractiva para el turista, pero es un recurso mineral que debe explotarse, al menos los camiones no se ven desde la parte turística, eso esta bien.











Hoy día de motos, la tripulación de Miss Regina, alquilaron una y nos dirigimos a la parte de la isla donde no hay carreteras, solo caminos, donde los móviles no funcionan, las indicaciones son escasas y donde cada camino lleva a lugar incierto, no son fáciles nuestras motos no están pensadas para este tipo de piso, pero con la perdida de una sola tuerca conseguimos zafar, intentamos llegar a Kleftiko, una de las calas mas emblemáticas de esta isla pero ademas de ir en moto por caminos casi de cabras, luego deberíamos caminar 45 minutos bajo el sol de las 12AM, eso no esta al alcance de estos marineros y menos sabiendo cierto que a la llegada no hay chiringuito donde tragarse un par de Mithos sin apenas respirar.



Decididos a abandonar dicha zona al NW de la isla, y pisar de nuevo asfalto, paramos en una pequeña capilla con unas vistas impresionantes a toda la bahía de Milos, nuestros barcos son dos puntos blancos en medio de lo azul, hoy se fueron todos nuestros vecinos, y están los dos barcos solos, la capilla tienen un camino al lado que parece bajar a una playa a unos 4 o 5 kilómetros, nos decidimos a bajar de nuevo por el camino por que desde la lejanía se observan unos árboles que pudieran cobijarnos mientras comemos, hoy llevamos víveres, estamos un poco cansados de comer en restaurantes, casi siempre mediocres, ademas así recuperamos el dinero para el maldito TEPAI, una vez abajo, habiendo saltado un par de vallas y atravesado algún sembrado abandonado, llegamos a una casa, solitaria, blanca y azul, al final de un destartalado muelle donde yacen los cadáveres de algunos botes de madera, el lugar es idílico, la casa dispone de un porche con sombra que nos vendrá perfecto para comer, el muelle tiene una escalerita para el baño que no tardo en comprobar si es segura, Marie me sigue.


 Infinidad de caminos, muchos kilómetros hicimos sobre estas pistas.











Después de comer nos subimos en nuestras monturas, los culos ya se resienten de tanto camino, el mio que no tiene mucha chicha mas, queremos ir a la zona donde se salta de unas rocas, hemos visto unas fotos magnificas que queremos copiar, al llegar vemos un autobús descargando una horda de jóvenes que vienen a saltar y a hacerse la foto, sol, caminata y cola para saltar... Esta claro que el plan es nefasto, hago unas tomas con el dron y nos vamos hacia Klima, un pueblito de pescadores donde debajo de la vivienda guardaban una pequeña embarcación, las puertas pintadas de vivos colores, no muy altas y tocando el mar hacen de este lugar un paisaje de postal, apenas hay nadie y lo fusilamos con nuestras cámaras.











Para terminar nos decidimos a ir al Kastro, un antiguo fuerte Veneciano donde ver la puesta de sol, que aquí es especial, unas tomas con el dron sin molestar demasiado y Timelapse, ponen fin a una jornada motoristica con muchas horas, muchos kilómetros, mucho sol y muchos paisajes en la retina.


Por estas fechas nos cae San Juan, aquí hemos preguntada y no saben nada, parece que lo celebran en Agosto, nosotros lo celebramos el día que toca, aprovechando que tenemos barbacoa, no hay mejor fecha para inaugurarla, después de los preparativos y compras y pertrechados con nuestras camisetas de San Juan, que paseamos mas de dos años, nos vamos a una playa cercana donde encontramos el sitio perfecto para pasar un rato estupendo.



 Yo no pesco ni uno, pero haberlos....








Al siguiente día, nos acercamos a una mina de Sulfuro abandonada, las de Paliorema, después de unos kilómetros de caminos no siempre buenos, como siempre mención especial a la moto, que con los nuevos neumáticos no hay camino que se nos resista, la mina disponía de una central eléctrica, almacenes, laboratorio, oficinas, todos los edificios están en pie, la maquinaria en su sitio, raíles, cuevas, muelle, hornos, tuberías, todo oxidado y por el suelo, como si la hubieran abandonado hace poco, no se aventuran hasta aquí muchos turistas, estábamos solos y pudimos curiosear a placer, os recomiendo ver el vídeo de Milos, donde saldrá este episodio, después de un baño en la playa, volvemos a casa.



 La famosa puesta de sol de Milos.






 Para este dia, nos pusimos nuestras camisetas de San Juan, pusimos la música de Ciutadella y nos hermanamos en la distancia.










El Meltemi del demonio nos a zurrado de lo lindo, escribo esto a día 2 de Julio, llevamos aquí 2 semanas, quizás algo mas, en esta vida que llevamos 2 semanas es sedentarismo, por que la isla no tiene para mas de 4 días de excursiones, pero el capitán propone y el Meltemi dispone, y nos dispuso de 8 días de viento, entre 20 y 40 nudos, que ya estaban previstos, pero Milos es una de esas islas en la que las opciones de salir son: Folegandros al E, Con un fondeo pequeño y bastante abierto, Santorin mas al E, pero sin ningún fondeo en condiciones, incluso en el puerto principal, nuestra guía pone, no dejar el barco desatendido, lo cual es inquietante. En principio ese era el plan salir hacia Folegandros, dormir, salir a Santorini, dormir y luego a Creta, de ese modo no pasaríamos noche navegando, ya que si se pueden evitar las evitamos, pero dos días de tregua con viento flojo del W, nos a hecho cambiar de opinión y poner rumbo directo a creta, ya que después de estos dos días, sabemos que entra otro Meltemi con final incierto, se sabe cuando empieza pero vas mirando día tras día el parte y siempre es igual o peor que el anterior, de modo que aquí estamos comenzando una travesía de 23 a 25 horas que nos llevara a Creta, donde estaremos un mes, nos alejamos de Cicladas, donde el Meltemi hace muy difícil la vida, nos sentimos liberados, como el preso que obtiene la condicional, quizás sea peor allí, lo iremos viendo.


MIlos fue una isla minera, aquí queda una antigua mina de azufre.













De vuelta visitamos el museo, para comprender mejor lo que acabábamos de ver en la mina.













Los catas en pandilla no son lo único que demuestra que están dispuestos a todo por la pasta, los day chárter son también una lacra, ya no entro en que tipo de licencias, empresa, patrones etc los llevan por que lo desconozco, en Milos puede haber 30 barcos de day chárter, unos pocos son barcos serios, 4 o 5, el resto son veleros de 12, 15 metros que llevan 25 personas a darle la vuelta a la isla, mojar el culo en varias playas y zumbando a la siguiente que no llegamos, salen a las 10 y a las 18,19 están todos en puerto, por la módica cantidad de 80 a 100 euros, los llevan estibados en cubierta sentados, apenas se pueden mover, los mas listos cojen sitio en la bañera a la sombra, los demás no tienen, supongo que cuando va a mojarse el culo ya no encuentra su sitio libre.... Van a 7 nudos a motor siempre, y no se achican por nada, si la peña vomita por que hay mar, que espabile, esto no se puede parar... Referente a las balsas diré que llevan 1, en la que caben 4 o 6 personas, por que son como las nuestras, ignoro si al menos llevaran los 25 chalecos tampoco es que me importe..., el legislador griego que es un lince supongo que lo tendrá en cuenta... La música no falta, a toda ostia durante las 8 horas de excursión, sumado al meneo, al sol y a la incomodidad de ir sentado en cubierta, he visto descargar mucha gente que estoy seguro que no vuelve, pero quien puede resistirse a las fotos de la mina, de Kleftico, las playas de tiza, etc etc, cuando compran su tiquet por la noche, les enseñan las fotos que están echas en enero, vacías, con calma chicha y sin barcos, compran el tiquet y al llegar al barco por la mañana, se suben ya resignados sabedores de haber caído en la trampa, por que no imaginaban que en un velero ridículo, subiera tantísima gente, que no tendrían sombra y por supuesto nadie les dijo que podría haber una ola de un metro, tampoco les dijeron que todos los veleros salen a la misma hora y van a los mismos sitios a la misma velocidad, y que todos los culos se mojan a la vez, los saltos, músicas y gritos son los mismos en todos los barcos, al igual que las bocinas con sonidos de coches de choque... La desilusión es brutal, pwro no les faltan clientes, mañana a las 10 saldrán cargados otra vez a torturar a otros tantos.



 Toma espectacular de nuestro barco en Kleftiko, lo llaman la Torre Eifel de Milos... 




 Saliendo hacia Creta pescamos este estupendo Atún de 12 o 14 Kilos, de los que hicimos conserva, en la próxima entrada, la de la travesía me extenderé sobre este acontecimiento.



Marie preparando los trozos para guardar.