domingo, 27 de enero de 2019

Umbriatico, comer y beber, Bodega Librari, solo beber...




29 de Diciembre de 2018


Con Lu  ( Luchano ) y Maria, que nos han adoptado en Crotone, nos vamos a Umbriatico, un pueblecito de la Calabria, apenas una hora de camino, teníamos curiosidad por ver este pueblo, que ya nos había recomendado otro amigo, Salvatore de Russo Mare, el pueblo en si a visto días mejores y después de ver el pueblo amurallado de Montepulciano, este es un poco descafeinado, pero se trataba de pasar el día juntos, compartir y disfrutar de una buena charla en compañía.



 Sacamos el dron, que ya se viene por todos lados y nos da una visión diferente  de las cosas, ademas de aprender a manejarlo antes de cambiarlo, por uno algo mejor, si alguien lo quiere esta en venta.



 Otra imagen tomada con el dron, bajo el puente por donde se entra y sale del pueblo, único acceso.



Umbriatico se encuentra en una cornisa al pie de la Sila Greca, entre los altos acantilados que adornan el pueblo, de ahí el origen del nombre. El nombre episcopos Briaticou (en griego) apareció por primera vez en un documento que se remonta al año 1193, en 1325 se utilizó como adjetivo ("In civitate et dyocesi umbriaticensi") y en el siglo XVI se empleó el término Umbriatico. Sin embargo, en cuanto al origen, puede provenir del personal del latín Umbriaticus o del latín umbrivaticus o umbraticus (ubicado en la sombra). Según Rohlfs, se remonta al nombre griego Euriates (un apellido utilizado en Calabria durante el siglo XII). Los estudiosos identifican a Euruates como el nombre de las diócesis de Calabria en el siglo noveno. En la Edad Media fue una importante sede episcopal (abolida posteriormente en 1818). Por lo que concierne a su fundamento, algunos historiadores plantean la hipótesis de que Umbriatico podría ser el heredero de la ciudad de Bristacia, construida por Enotri o Filoctetes. Fortificado por Aníbal, más tarde fue conquistado por los romanos y los ciudadanos se refugiaron en el cercano Paterno. El pueblo fue vendido a Rinaldo d'Aquino por el rey Ladislao. Luego pasó a Sangiorgio, a Ruffo di Montalto, a Riario, a Coppola, a Borgia ya Spinelli, quien se lo vendió a Joseph Rovegna, el barón de Stalettì.







Se acerca la hora de comer y como no conocemos esta zona, empezamos a preocuparnos, de todos es sabido que cuando vas donde no conoces el porcentual de comer mal y caro es muy alto en tu contra, los nervios van aumentando a la vez que el hambre, un par de cambios de ultima hora, y entradas y salidas de sitios que no nos terminaban de convencer dimos con una Tratoria, que no lo era según nuestros amigos pero que al final, aun teniendo mantel de tela, de lo cual solemos huir, no estuvo mal.






Lo que no estuvo nada mal, fue una visita privada a las bodegas Librandi de Ciro Marina, donde un amigo de toda la vida de Lu, nos invito a una cata, que se nos fue un poco de las manos, después de la comida, los amaros y los vinos de la casa.













El vino Cirò Doc es esencialmente una sola variedad en lugar de una mezcla, es decir, el 95% de las uvas de la variedad Gaglioppo, y la parte restante es de las uvas Greco Bianco y Trebbiano Toscano. Las viñas utilizadas se cultivan principalmente en los suelos rugosos y secos de la provincia de Crotone, entre las ciudades de Cirò, Cirò Marina , Crucoli, Melissa y Rocca di Neto, que dan a las uvas un cuerpo particular de bayas, con un color muy intenso. Cáscara oscura y muy carnosa.


Producido en los tres tipos diferentes de tinto, rosado y blanco, el vino Cirò es una variedad única porque, como lo requieren las especificaciones de producción, se obtiene con el uso de altos porcentajes de un solo tipo de uva. El rojo y el rosado se obtienen con 95-100% de las uvas Gaglioppo y con el 5% restante de las uvas Greco Bianco o Trebbiano Toscano. Por otro lado, las blancas se obtienen con el 90% de las uvas Greco Bianco y el 10% restante de las uvas Trebbiano Toscano.







Queremos agradecer a Giovanni a Sandra y al pequeño Salvatore, que apuntas buenas maneras para seguir los pasos del padre, que nos recibiesen como a uno mas, en nuestra vida es difícil cruzarnos de nuevo con personas que encontramos por casualidad, pero sin duda a sido una tarde memorable, seria un placer encontrarlos de nuevo, lejos de la bodega, también... 





El camino a Crotone, no lo recuerdo bien, tengo un vacio, gracias a Lu, de repente estaba abordo.














No hay comentarios:

Publicar un comentario