lunes, 7 de enero de 2019

Nos vamos de viaje por Italia, Umbria, Lazio y Toscana, que escapada.



Del 24 al 8 de diciembre 2018




Nos vamos de viaje… Umbría y Toscana, Marie lleva mucho tiempo preparándolo, no es fácil, alojamientos, fechas, coches, reservas varias, que visitar, carreteras, kilómetros, donde comer… muuuuuucha logística, pero como siempre, yo parezco una maleta, me dejo llevar, de echo no quiero saber casi nada, así todo es una sorpresa.

Empezamos el viaje en Crotone, tren, como siempre hasta Lamezia Terme, donde sufrimos un retraso de una hora, ya empezábamos a temer que no podríamos coger el coche de alquiler por que estaría cerrado cuando llegáramos a Roma, después de las 6 horas en un tren, pelis, leer y escribir algo, llegamos corriendo al rent a car, cuando nos disponemos a coger el coche, tenemos una pareja delante la cual esta discutiendo como solo saben hacerlo los italianos, a grito limpio, el motivo no era otro que en la reserva vía Internet, había un conductor y la tarjeta de crédito a nombre de otra persona, pero no otra persona desconocida… NOOOOOO, era el marido, si, si el marido, y no les daban el coche, total que Marie me dice que ella a echo lo mismo, su tarjeta y a mi de conductor, son las 20 horas, tenemos que ir a dormir a 1 hora fuera de Roma donde tenemos el primer alojamiento, pagado claro… estas empresas low cost, no cojen el tf, no admiten cambios, son como la Racanair de los coches,  total que no nos dan el coche, tenemos que quedarnos en Roma a dormir, en un sitio peor que cutre, para poder cambiar el nombre del conductor por la mañana.

Ya es por la mañana, volvemos, llamamos y nos dicen que no se puede cambiar nada, que debemos alquilar otro coche, otro contrato, etc, ya no es al mismo precio, claro, es Domingo y saben que estamos a su merced, total, anular un contrato, hacer otro y nos vamos, todo esto lloviendo desde ayer, pero bueno, tenemos coche, mochilas dentro, nos piramos, al mal tiempo buena cara.

Visitamos algunos pueblos escogidos en las provincias de Lacio, Umbría y Toscana,


Todo el día lloviendo desde que salimos de Roma, este pueblo es uno de mis preferidos, mas bonitos, aunque nunca pague por entrar en un pueblo, en este se paga, 5 euros, pasas por un puente, y llegas a un pueblo etrusco, en lo alto de una colina circular, cuenta con 2500 años de antigüedad, que no es moco de pavo, en 2004 tomaron cartas en el asunto por que esta joya hoy estaría perdida, la masificacion turística en este caso a ayudado a mantener este pueblo precioso, sin duda impactante, sus calles adoquinadas por donde personas siguen pasando hoy, te trasladan a aquella época, sin maquinaria de ningún tipo, todo se hacia a base de fuerza humana o animal, osea animal siempre, calles estrechas, puertas pequeñas, escaleras cortas, estrechas, pero ya con casas que no dirías que pudieran existir, con una par de plantas, no hay dos ventanas iguales aunque sean de la misma casa, no hay nada simétrico, se hacia una ventana por que hacia falta, y una puerta también, pero la estética de estos elementos no era relevante, solo necesaria, sigue lloviendo, ya estamos mojados, ultimas fotos, y al coche, calefacción al 4.


Perugia y Asissi en  Umbria

Y llegamos a Asissi, Asís para nosotros, si, san Francisco de Asís era de aquí, es el patrón de Italia, parece ser que siguió los pasos de cristo, pidió ser enterrado en su pueblo y así se hizo, la capilla, es bella, la catedral papal gigante, la cripta donde el esta enterrado, es visitable, tiene muchos curas, monjas rezando a todas horas, sin duda es un lugar en el que he sentido algo, he notado como va gente de todas partes creyendo en algo, una paz especial si vas con los ojos abiertos y no exótico de antemano, he de decir que visito un montón de monumentos religiosos y en ningún sitio me a pasado.

Por otro lado paseando por sus calles se observa como el merchadaising del santo, es el negocio clave, nada de toallas y colchonetas, estatuas, camisetas, muñequitos, imanes de nevera, gorras, en fin todo el kit completo para equiparte como un tofossi franciscano, eso no me a gustado, el pueblo no tiene mas interés que su santo, la capilla y su cripta, pero hay que visitarla para poder saberlo.

Peruggia,  vamos en coche, imposible aparcarlo, aun así, estamos lejos con el alojamiento de modo que lo intentamos, pasamos toda la tarde poniéndole monedas a la maquina del demonio, fuimos a comer a un lugar muy tipico, gracias a que nuestro italiano, nos hace ser valientes, encaramos conversaciones que nos dejan perplejos a nosotros mismos por lo mal que lo hacemos y los resultados que obtenemos, casi siempre comemos lo que pedimos jajajajaja, el lugar se llama cualquiera... y su fuerte, es una especie de pan de pizza que te rellenan con lo que quieras, aunque comimos otras cosas menos italianas, el pan si lo probamos y el vino, también el aceite del que marie no pudo evitar llevarse una botella. No pudimos evitar ya que de aquí es famosos el chocolate de Perugia, así que cargamos.



Montepulchiano, Toscana,

este pueblo que esta situado arriba de una montañita, es encantador, sus calles, sus pasajes, dicen que la fundaron también los etruscos, menudo tipos estos, estuvieron aquí mas tiempo que los musulmanes en España, miles de años, quizás 2000 años, y estos pueblos te dejan entrever como podía ser aquello, ya que aun cambiado, las calles son las mismas, y mucha construcción también los es, unas apenas cabes y otras son mas amplias por donde se adivina que pasarían carros, tirados por animales, siglos y siglos dejando surcos de las ruedas en el mármol y roca de las calles.


Siena, Toscana.

O la picola Fiorence, como la voy a llamar, no es un menosprecio, los Medicci se instalaron en Florencia y no dejaron prosperar a Siena, pero siena con sus dimensiones mas reducidas y quizás sin tanto nombre es mas acogedor,  mas asequible a una mente, ya echa al barco, una mente menguante a la que no le gustan los gigantismos, con los turistas justos aunque viajamos en invierno, compramos entradas combo por 8 euros y pudimos ver 6 maravillas entre museos, criptas, duomo, etc…  puedes ir en coche, parquin gratuito a 300 metros del centro, la gente prefiere ir a Florencia y seguro que hay que ir, pero Siena si buscas algo del mismo nivel  pero en versión para llevar, hay que ir también a Siena.




Monte Reggioni, Toscana.

Como escribo esto con ventaja, osea cuando ya he visitado el resto, puedo decir que este pueblo, es mi favorito de este viaje y de los recuerdo ahora, el mas autentico, medieval creo, aunque me asegurare antes de publicar, tiene su muralla completa, circular en perfecto estado, con dos puertas únicas, no había apenas nadie cuando llegamos, aparcamos en la misma plaza del pueblo, por sus calles aunque reformadas, se ve claro que no es un escenario, es real, debió ser duro vivir en aquella época, un lugar tan pequeño, con soldados, saliendo fuera a trabajar los campos y volver a la noche, dentro de las murallas, visitamos un pequeño museo, con su entrada te daban acceso a otro museo en un pueblo situado a 4 kilómetros, Abadía Isola, el primero eran sobre armas y armaduras medievales y el segundo museo era arqueológico, contaba que se encontró una tumba, con muchísimos objetos del pueblo que habitaba estas tierras, dichos objetos se encuentran repartidos por distintos museos de Europa, otros objetos se encuentran aquí,  ver el vídeo, esta en Italiano, pecatto.  Estos dos pueblos forman parte de una camino compostelano, peregrinos lo siguen desde Jerusalem hasta Santiago, un albergue en cada pueblo los alojan, dan comida y descanso. Llevamos el Dron que solo he volado una vez, aquí intentamos hacer un segundo vuelo algo mas practico, veremos que sale de las fotos y grabaciones que le mandamos hacer.



San Giminiano, Toscana

Y llegamos a Florencia, Firenze para los italianos,
Llegamos en coche de visitar un par de pueblitos, el primero de ellos, me a parecido de lo mejor que he visto nunca referente a los pueblos amurallados medievales, solo que este es una asentamiento etrusco, que pudiera datar de 2000 años, sacamos el dron para tomar unas fotos, que han sido mas brutales de lo que cabía esperar, pero volvamos a Florencia, llegamos por l tarde, las 18.30, unas vueltas para encontrar el alojamiento, y a unos 200 metros parquin, no me lo puedo creer, aparcamos y al salir del coche algo me da en la nariz, a sido muy fácil… miro el resto de coches y tienen algo que pone residentes zona A, ZTL, le llaman, así que nos decidimos a buscar un sitio mejor para el coche, le preguntamos a un señor y nos dice, que si para entrar en Florencia hemos pasado un semáforo rojo, no lo se, pero Marie le a parecido que si, yo pensé que era una alcachofa de esas de las obras, pero no, este señor me dice que por esas calles no puedo ni entrar, que la multa ya la tengo, que aparque si quiero, pero que es una zona EXCLUSIVA para residentes en el centro, el señor se ofrece a llevarnos a un parking, llegamos y el tipo del parking lo primero que pregunta es en que hotel estamos, yo le digo que si eso es para un descuento, entonces me dice que 50 euros dos días, me quedo muerto y lo mando a va fan culo, tampoco puede ser tan difícil encontrar aparcamiento… para no liarme mucho lo hemos dejado en un polígono a 8 kilómetros de donde nos alojamos, hemos cojido un autobús para llegar al alojamiento, después de dar vueltas cerca de una hora, venir en coche aquí, no es buena idea, la zona de residentes es brutal de grande y solo pueden entrar ellos y aparcar ellos, colindante con esta esta la zona azul que se extiende hasta donde alcanza la vista de un águila desde arriba, en fin menos mal que el autobús no le hemos pagado por que no sabemos como se hace, son dele tipo Palermo, los conductores semidioses ni te miran, ahora imagínate cobrarte. 

Hoy primer día de visita, todo a pie, por que en teoría estamos en el centro, pero la ciudad es tan grande que puedes caminar sin problemas todo el día sin repetir nada, es sábado y lógicamente se puede esperar algo mas de gente, turistas sobre todo, pero la cantidad es abrumadora, miles y miles de personas por las calles, llenando todos los comercios, la Florencia monumental, es sin duda una ciudad sin parangón, no es comparable a nada, es bella sin medias tintas, el Duomo es majestuoso así quisieron que fuera y misión cumplida con creces, no se puede volver a construir algo similar, de tal belleza, la plaza Señoría, con el palazzo vecchio, y junto a el, pocos saben que donde están las estatuas en la calle, Napoleón acampo de camino a Roma, la ciudad me a sobrecogido, su magnitud, su belleza pero también compruebo una cierta fobia a la masificacion, a las personas, a las multitudes, se que este tipo de lugares llaman a la gente, pero no se come bien, es caro, no se puede aparcar, pero la gente sigue y seguirá viniendo secular seculorum, la belleza manda, la ciudad al menos lo que hemos visto esta mas que limpio, esta impoluto aunque eramos ordas por las calles.

Aquí estuvo al servicio de la iglesia, Miguel Ángel, no se hacia millonario, estaba en nomina y hacia lo que le mandaban, lo hacia aunque no le gustara, la iglesia tenia a todos los artistas buenos en nomina, eran los únicos que podían pagar a tanto artesano, pintor, escultor, carpintero y albañil, eran los que tenían el trabajo y el dinero, dinero que les llegaba a capazos llenos, de las coronas, de los impuestos, de los reinos, de las donaciones, los cepillos, y si algún reino no pagaba te montaban una guerra santa, de hay la frase “ con la iglesia henos topado “  con tal poderío económico y una época, oscura en la que la inteligencia y nivel cultural  de la gente era mas bien escasa, fueron el caldo de cultivo perfecto para que construyeran a diestra y a siniestra, catedrales imponentes, iglesias por todo el mundo conocido, y cuando no, las mandaban hacer sin pagar, por simple fe de los pueblos conquistados a espadazos, otras se las donaban los nobles, a cambio claro de algunos favores, como acojonar en las misas y confesionarios a la plebe, pero esa es otra historia a la que ya me he referido en otras entradas en el blog.

Si lo que quieres es un viaje romántico por florencia, olvídalo, ven, pero quítate esa idea de la cabeza, no puede ser romántico cuando ni siquiera puedes caminar por la calle, da igual donde te pares a comer lo que sea, sera caro y malo, casi con total seguridad, comida turista.

La galería de los Uficci, es una colección privada, de la familia de los Uficci, que debió ser como la de los medicci, da la casualidad de que los domingos, es gratis, 1 hora de cola cuando ya teníamos los tikets con la hora de entrada, vale mucho la pena, podemos encontrar obras de Davinchi y de Miguel Ángel, y de muchos otros, piezas, romanas, etruscas, de todo tipo, mucho arte eclesiástico, incluidos retablos que no es difícil imaginar de donde provenían, de iglesias saqueadas, visitamos il palazzo de la plaza de la señoría, con su museo, y la plaza de las estatuas donde Perseo porta cortada la cabeza de medusa  Ya de vuelta al alojamiento, pasamos por delante de una modesta iglesia, la de la Asunción,  que no hacia presagiar  por su aspecto exterior, pero lo que dicen es cierto, no te fíes de las apariencias, es según mi opinión las mas bella de Florencia, incluido el Duomo, seguro que mucha gente no la conoce.



Vinci,

El pueblo de Leonardo, al que dedicare una entrada sola.






Pincha para ver el vídeo en Youtube.













No hay comentarios:

Publicar un comentario