domingo, 19 de agosto de 2018

Cefalonia, Lefkada, Meganissi, las vacaciones de nuestra amiga Laure



25 de Julio de 2017




Salimos de Ítaca, donde estuvimos unos días buenísimos amarrados en puerto, con la moto disfrutando de la isla que más nos ha gustado hasta ahora, salimos hacia el Sur, mientras en el fondeo donde pasamos los dos últimos días fatal, con viento entre 20 y 30 nudos, fuera, tuvimos que ir a motor, nos dirigimos al sur de Cefalonia, en unos días Llega Laure  queremos recogerla en Argostoli donde está el Aeropuerto más cerca, recalamos en Santa Eufemia, un fondeo seguro, protegido del NW reinante, rápidamente nos hacemos hueco frente al puerto público, donde se paga 1 euro el metro de eslora, no es demasiado, pero no queremos pagar, agua llevamos y eléctricamente somos autosuficientes,  al día siguiente llega Javi con  Miss Regina,  el pueblo tiene cero atractivo, ni arquitectónico, ni arqueológico, ni de nada, mas allá de que el fondeo aun estando dentro del puerto el agua esta limpísima, hay alguna clapa de plantita que poco a poco va dejando sitio a las anclas, que son al fin y al cabo las que traen el dinero a este pueblo.

 Nuestra primera tripulante.


 La cala Favorita de Cefalonia, no pondré el nombre, tendréis que leeros todo el tocho.


 Estas cabras pasaban por la mañana temprano y por la tarde, nuestros cabos las entrenian un poco, incluso intentaban comérselos.






La cala  nos dio para comer algún día.

 Marie se encarga de la preparación.


El vídeo del pescado, si le pongo música, es de traca.



 En la Cala solos.


La paliza al cefalópodo.





Pasamos un par de días y vemos que recoger a Laure en Argostoli será imposible, de modo que tendrá que ser aquí, 50 euros de taxi y la embarcamos a las 23 de una noche,  una breve charla y las dejo cascando hasta no sé qué hora…. al día siguiente salimos rumbo Norte, en el canal entre Cefalonia e Itaca hay muchas calas y fondeos, ponemos  el ojo en Santa Sofía, donde pasaremos una noche, no hay más que dos barcos, fondo de 18 metros de plantita, Rocna abajo doy atrás y queda perfectamente clavada, las chicas quieren dar un paseo por tierra, Laure al subir al Dingui, vemos el móvil rebotar un par de veces entre el barco y el Dingui para como no puede ser de otra forma acabar en el agua, donde lo vemos desaparecer ante mi cara de asombro y la descompuesta de Laure, tantas fotos, tantos recuerdos, tanto dinero… era un buen móvil, eso nos recuerda que hemos de andar con mucho cuidado, después del primer impacto que supone perder un móvil, te quedas a ciegas, sin wassap, sin email, sin Tf, sin, sin, sin… quizás sea una señal, unas vacaciones sin móvil, son más vacaciones, pero claro lo digo yo que lo tengo.






Si los barcos hubieran estado mas quietos, la foto seria espectacular, pero es lo que tienen las exposiciones largas.



Volvemos a salir de Santa Sofía donde hemos dormido estupendamente, casi  solos, por regla general los charters prefieren dormir en puerto y pocos son los que se aventuran a pernoctar en fondeo, esta vez quereos ir a Baia Foki, donde nuestra guía pone que es la mejor de esta cara de Cefalonia, pero al llegar en apenas 2 horas de motor, como la guía no la tenemos solo nosotros…. Está a reventar además de que hay dos yates de 50 mts con música espantosa a toda castaña, decidimos volver atrás y meternos en algún otro sitio, elegimos Paliocaravo, donde hay un par de barcos, nos metemos a la griega, Javi que nos había dejado unos días, se reúne con nosotros, le ayudamos con los cabos a tierra, es el primer sitio donde lo hacemos, no tenemos ni puñetera idea, pero no sale mal del todo, al fondo hay un Llaut en la playa,  el agua esta increíble, estamos solos y a unos metras de tierra, al día siguiente el Llaut se va, y ocupamos el lugar, hemos tomado la playa, dos barcos,  es una especie de paraíso particular, por el día nos visitan algunas lanchas pequeñas que se bañan y se van, algún velero llega y vuelve a salir, nos pasamos 3 días aquí, por mí no me iría en una semana me encanta este sitio, pescar, la puesta de sol, charlar con los amigos,  leer, ajedrez, pasear poco y no hacer nada.

 Vista de Argostoli.


 La tripulación femenina.


 El faro de Argostoli, mucho mejor desde el mar.


 Nano, es una de esas personas que sabes que difícilmente te volverás a encontrar, un Mallorquín por el mundo con su velero, buena proa.



 Las tortugas son un atractivo en Argostoli, nadan al costado de las barcas de los barcos para comer los descartes, están siempre puntuales.






Javi no es motorista de paquete, ni de los otros, solo se sube cuando tiene una caminata seria bajo el sol.


 La pobre moto aguanta lo que le hachen.







En estos tres días por estirar las piernas salimos a explorar con el Dingui, nos acercamos de nuevo a baia Foki donde hay unas cuevas inmensas, al parecer Cefalonia es hueca y hay flujos de agua que pasan de un lado al otro de la isla, esta cueva da la sensación de que un día fue visitable al público pero ahora no hay nadie entramos con el Dingui, aparcamos, y desembarcamos, está llena de galerías, túneles, bajadas y subida, el techo se ha caído en varias partes, grandes losas de cientos o miles de toneladas se ven como cortadas del techo, otras reparadas, pasamos un buen rato, bromeando con lo que podríamos encontrar, no dejamos ni un metro sin recorrer,  linternas y alpargatas eran nuestro equipamiento, después de la visita, cerveza en la Taverna de la cala y vuelta a los barcos, de noche  cerrada y a 3 millas en medio del canal entre Cefaloia e Itaca, nos guiábamos con la tablet de Javi y el Navionics, nos pasaron algunas lanchas cerca, no llevábamos luces y no pensábamos estar tan lejos, al dia siguiente por la tarde y previendo que no pararíamos en Fiscardo con el barco nos acercamos con el Dingui, es una ventaja tener un Dingui grande y cómodo, que te permita moverte un poco lejos, aunque subirlo y bajarlo del barco sea un poco cansado, nuestra guía dice que es un lugar lleno de glamour y que va la jet set,  es cierto, en pocos sitios nos hemos sentido tan fuera de lugar como aquí,  tiendas de ropa, joyerías y restaurantes pretenciosos con gente muy bien vestida sentadas en las mesas,  nosotros que buscamos la autenticidad de los sitios, Fiscardo esta prefabricado, todo es falso, una fachada de la que nada queda al bajar el telón en Septiembre, no merece más que una visita rápida por curiosidad, como el que va a ver una película mala porque no hay nada mejor que hacer.


 Las chics solas en Luxuri, al que se llega en Ferri, como se observa no necesitan a nadie.






Salimos de nuestra cala preferida en Cefalonia y queremos mostrar Meganissi a Laure y de paso intentar encontrar a Dimitri, el pescador con el que Marie quedo en comprarle pescado cuando teníamos la nevera rota, aquí nos encontramos con Alberto y Lola, la tripulación del Capitan Teach, ya nos esperaba en Abelike, a bordo de su Dingui, presto a ayudar con los cabos a tierra e indicaciones de como maniobrar exitosamente, así lo hicimos y en pocos minutos quedamos los tres barcos perfectamente colocaditos, rápidamente saltamos de unos barcos a otros con presentaciones y algunas cervezas que se fueron sucediendo en los 3 días que compartimos contando anécdotas, glorias y penurias, pasaron rápido para nosotros, el ultimo día todos nos quedamos por la promesa de que tendríamos sardinas y que las haríamos en la barbacoa del Capitan Teach en la playa, pro al ir a por ellas como nos dijo el pescador, no las tenía, de modo que chafado el plan, pensamos en marcharnos, lo comentamos y sin darnos apenas cuenta Alberto y Lola nos decían adiós mientras nosotros soltábamos nuestras ataduras a popa, nos separamos sabiendo que nos podíamos volver a encontrar o quizás no, en esta vida de vagabundeo nunca se sabe por eso cada encuentro se saborea como el ultimo. Alberto y Lola, atesoran una gran experiencia en Grecia, un poco desencantados por que han vivido los años dorados y ven como poco a poco el turismo de masas y chárter lo van deshaciendo, pero también conocedores de nuevos sitios que no esconden para sí mismos, los comparten,  ojala nosotros con esas millas y años de navegación sigamos con esa fuerza, ganas e ilusión por conocer y descubrir, brindo por ellos.


 Las pescaderias flotantes.






Saliendo de Meganissi ponemos rumbo a Sivota en la isla de Lefkada, con idea de ver  la final del mundial, con dos francesas abordo no pude decir nada, Sivota es la base de chárter o una de ellas de Sailing Holidays, el trasiego de barcos es incesante, estamos en Julio, hay puerto público y gratuito con la condición de que tomes algo en tal  cual taberna, lo cual se puede o no hacer,  está ocupado casi en monopolio por los charters,  el fondeo es cómodo y caben entro 8 y 12 barcos a la gira. Hace unos días me di cuenta de que habíamos perdido el ánodo de la hélice de modo que aprovechando que está cerca y que viene algo de viento decidimos escondernos en Vliko, un fondeo del ya hable en la entrada de Lefkada, allí hay una gran tienda náutica, Nidri Marine, y otra en la calle principal que la regenta miss simpatía… antes de entrar en Vliko decidimos bañarnos en Skorpio, la que fue la isla de Onasis, ahora pertenece a un ruso de igual poderío, las chicas desembarcaron, conocieron a un guardia de la isla que entablo enseguida dialogo con Laure, y que más tarde volvía a visitarla, pasando con su lancha a poca velocidad para controlar pero creo que mi presencia lo ahuyento, una pena Laure…. comprado el ánodo pero no los tornillos y pasado el mal tiempo que no hizo presencia y comido algún Giro y un Pulpo espantoso en un local donde ya sabíamos que no deberíamos ir… salimos de vliko al día siguiente con rumbo  de nuevo a ganar Sur para ir acercándonos a Argostoli donde debe salir Laure en unos días, vamos ganado sur a vela hay buen pero al ir acercándonos al sur de Lefkas nuestro destino inicial, le propongo a Javi aprovechar el viento y bajar hasta Cefalonia, Fsicardo, donde quedaremos a resguardo del viento, de la ola y esperaremos una ventana para atacar la parte de Cefalonia más comprometida la que da al mar abierto, donde hace ya unos meses que no nos vemos las caras, esta vez en Fiscardo no bajamos, nos bañamos y dedicamos a elegir entre baños y que comer… al día siguiente parece que no hay viento y podremos rodear Cefalonia para  para bajar a Argostoli, así lo hacemos, después de desayunar levantamos la Rocna y ganamos las pocas millas al Norte para poder virar al Oeste,  nos sorprende una mar incomoda que viene por todos lados, una ola entre 1,5 y 2 metros, avanzamos con mayor y motor, pasando las horas como podemos, entre meneos y escoradas, 40 millas nos separaban de argostoli,  cuando llegábamos a los cabos la mar se ponía difícil, volviendo a su locura normal una vez pasados los mismos y ganada sonda, las ultimas 15 millas y como recompensa a una tripulación castigada aunque resuelta las pudimos hacer a vela, parar el motor y disfrutar de la navegación a vela, poca ola, viento de tierra por la aleta, no se puede pedir más, vamos virando los últimos cabos hasta entrar en el canal de Argostoli, Laure ve enrollarse las velas por última vez, así me lo hace saber,  creo que le a gustado, la vela cuando empuja un barco parece mágico, es difícil de olvidar. Javi va delante, como no, Regina es rápida y tiene un buen capitán, ya ha entrado en la marina abandonada frente a Argostoli que es nuestro destino, me comunica por radio que hay algún sitio pero cree que son pequeños, hay viento, el puerto es de difícil maniobra una vez dentro y no me quiere decir que entre y luego tener problemas, como la información que tengo no es clara y la de Javi tampoco, estoy cansado y no quiero cometer un error, fondeamos frente al pueblo, largo 50 Metros y a  relajarse, mañana bajare con el Dingui a ver las posibilidades del puerto y decidiré si entramos,  así lo hacemos vemos que hay varios sitios libres y amarramos sin problemas, largos, Springs, moto abajo y aquí pasaremos los días que faltan hasta que se vaya  Laure.







 La indumentaria requerida para las mujeres, como en casi todas las religiones el hombre al ser el jefe esta exento, ellas se lo toman bien, para nosotros no deja de ser chocante.









Este puerto Abandonado es muy aconsejable, si como nosotros no quieres pagar y no quieres estar en el puerto público al lado de la carretera por donde pasan, coches, camiones y motos todo el rato, este puerto se une al pueblo por un puente y en apenas 12 minutos estas en el pueblo, no tiene ningún servicio y los mejores sitios contra el viento NW están cogidos, pero no hay ningún problema el puerto es seguro y cómodo,  está bien surtido de tiendas de frutas y verduras, tiene vida más allá del verano, parece un buen lugar para estar tiempo, incluso en invierno. Los siguientes días, yo voy con la moto conociendo  los alrededores, los pueblos, calles… y robando higos, limones, etc, sin allanar ninguna propiedad, las chicas van a la playa y excursiones en bus, mañana llega Monica la mujer de Javi que nos acompañara un par de semanas y Chema y Emili con el Calma ( su blog a tomar viento ) han llegado a yer aquí después de su periplo por el Egeo .




























 Siguiendo con el puerto abandonado, hay un chico Italiano que un día, teniendo la moto al costado del barco, al cruzarse con Nano, un Mallorquín que acaba de llegar le dice en Italiano, hay gente que acaba de llegar y se creen los dueños del mundo, este Italiano no sabía en ese momento, que yo hablo y entiendo Italiano, encontrándome en cubierta él lo dijo para que yo lo oyera,  pero lo deje pasar por que poco me importa lo que pueda pensar alguien que está aquí todo el año, malviviendo como puede, Peeeeeeero, al día siguiente llegaron un par de barcos franceses, que enseguida hablaron con Marie, al parecer este Italiano deja una especie de boya a modo de que parezca que el sitio está ocupado cuando ciertamente no lo está, este francés, quita la boya y pone su barco, a lo que el Italiano le increpa sobre porque la a quitado, a lo que el francés le dice que le molestaba y tocaba su barco, el italiano se viene arriba diciéndole que el francés no es nadie para quitar nada, yo viendo el asunto desde mi barco, me acerco para decirle en Italiano, que quien cojones se cree que es? Si se cree el dueño del puerto? Y que por que reserva los sitios para que sus amiguetes Italianos tengan sitio cuando lleguen? Que si se cree que somos tontos?  Y de paso le dije que la moto la ponía donde me daba la gana y que si no le gustaba que fuera a las oficinas a reclamar, en esto el Frances le da un medio empujón y por un momento pensé que le íbamos a dar de ostias y tirarlo al agua a lo cual yo no tenía ningún reparo, dijo que si le tocábamos llamaría a la policía a lo que le respondí que llamara, que también le explicaríamos el negociete que tiene allí custodiando barcos y reservando amarres a sus amiguetes,  el Italiano con una pequeña comunidad de Itlianos de 3 o 4 barcos amiguetes, viendo a este en peligro inminente lo dejaron a su suerte, miraban de lejos como diciendo, tú has ido a increpar y has salido escaldado, quiero decir con esto que no habíamos visto hasta ahora esta especie de gorrilla de barcos, que se hacen los jefecillos en cualquier puerto abandonado para ganarse la vida, hay que ser inflexible con esto, no ceder, creo que este Italiano cuando vea una bandera  Española, sabe que no hay mangoneo posible, después de este chascarrillo que no duro más de 5 minutos, seguimos con nuestras vidas,  Marie me dijo que como íbamos a dejar el barco todo el día solo? Pero si le pasa algo al barco le falta isla para correr.


 Estas fotos son del parque nacional  de Ainos.














Navegando rumbo a Zakintos.




 Siguiendo el blog de la vida en chanclas, nos fuimos el este lugar que ellos recomiendan y sin duda tienen razón, preguntamos por Fani, pero ya no esta, el lugar es digno de ser recomendado, no hay platos, la comida va en la mesa.



Aqui empieza el plazo fuerte de este puerto de recalada, de entrada algunos cadaveres, como siempre en los puertos abandonados siempre hay algunos.






 El ultimo libro de bitácora.


 Un poquito a Er.



 Cuadro eléctrico principal.




 Chema y Javi.




La cabina del Capitán con su biblia en Moldavo.






 El capitán javier.


Al día siguiente Nano nos había dicho de un sitio, al que no podríamos subir con la moto porque estaba lejos y la moto era pequeña, se trata de la reserva natural de la sierra de Cefalonia, donde a una altura de 1760 metros por lo  visto había una especie de pino endémico de aquí, pues para allá vamos después de visitar otras cosas y sabiendo que mañana nos vamos, subimos hasta arriba, palizón de moto, que una vez más me sorprende como no explota,  llegados a la puerta está cerrado, dejamos la moto abajo y subimos andando hasta el mismo techo de la isla, se veía todo el contorno de la isla, de punta a punta, incluso Itaca y  Zakintos perfectamente,  estuvimos  solos, la zona está cerrada por riesgo de incendio y al no tener personal no se abre al público,  pasadas unas horitas nos decidimos a bajar, llegando hasta el barco ( al que no le había pasado nada por el bien del Italiano ) en punto muerto, disfrutando durante más de 50 minutos de bajada con el viento, lo más parecido a ir a vela.






El comando.



Una vez llegados al puerto aviamos quedado todas las tripulaciones incluidos Chema y Emili en asaltar un barco mercante abandonado en el puerto donde Jai y yo  ya habíamos entrado, esperamos a la noche y cual comando de los Navy Seals, subimos al barco haciendo un escándalo tremendo que nos debieron oír en Argostoli… una vez dentro el barco parece que lo han dejado aquí ayer,  que su tripulación huyo por que los perseguían, el barco es de bandera Moldava y según el libro de bitácora navego hasta 2010, tiene el ultimo parte meteorológico en el cuarto de derrota, radios, equipos varios y todo para salir de nuevo en cualquier momento, se observan unos disparos de bala en los cristales con orificios de entrada y salida en el puente de modo que da para que la imaginación vuele… sin duda una tarde entretenida como cuando éramos críos y nos colábamos en algún sitio prohibido.


También volvimos a Meganisi, para ver al pescador Vasisli, que no hay manera de comprarle pescado, en esta ocasión tiraba las redes el día que nos íbamos.

 Alberto, el Capitan Teach, nos ayuda con los cabos, este si es un recibimiento como toca.


 Al momento ya compartiamos unas cervezas con Alberto y Lola, atesoran gran experiencia en Grecia, muchos años estas aguas los contemplan.


 En Mesolongui, te puedes encontrar con tipos de todas clases, de los que crees que ya no quedan.




 La bahía de Abelike, donde nos reunimos, se ve un poco del toldo rojo de Regina el barco de javi.




Por orden, Lola, Alberto, Javi, Yo, Laure y Marie.



 Visitamos la isla de Skopio, la que fue isla de Onasis, ahora es de un ruso... que tampoco deja bajar.