miércoles, 8 de noviembre de 2017

Tropea



Tropea

Esta vez nos vamos a Tropea, cogemos en Crotone un tren y después de cuatro horas y tres transbordos llegamos a este pueblo medieval con pintoresco casco histórico, nos alojamos a través airbnb, como siempre sin problemas. Este pueblo se encuentra a pocos kilómetros de Scilla donde también estuvimos con el barco,






 Fuera de temporada estuvimos prácticamente solos.


En este mes de octubre no hay demasiado turista y disfrutamos sin agobios, de los monumentos, edificios, museo, miradores desde donde divisamos las eólicas, sobre todo  Estromboli que quizás no volvamos  a ver en mucho tiempo y a visitar seguramente nunca más.






 Di Blasi esta moto plegable era lo mas en los 70s, sin ella seguro la nuestra, Honda no hubiera sacado la nuestra.


Comimos fatal como no puede ser de otro modo en un sitio donde se vive de los 6 meses en los que vienen turistas, no es barato y además malo, el pueblo merece la visita, un día es suficiente quizás dos.


 Pasta al pesto fresco, con tomates picolos, buenísimos.


 En pocos minutos el asunto esta resuelto.



 No supimos el porqeu muchos edificios presentaban estos agujeros y sobre todo por que aunque restauren el edificio mantienen los agujeros.


Pudiera parecer que son para toldos de algún tipo pero los agujeros, ni están paralelos ni están todos sobre puertas y ventanas.


 No todo va a ser trabajar...


 Pequeño comercio típico de Tropea.




Hace apenas un mes estábamos en la roca esa, Estromboli.


El museo por el que visitarlo cobra tres euros es de la iglesia y aunque cobran por ver las iglesias aún les da vergüenza.... Todo se andará, en el museo encontraremos además de objetos arqueológicos encontrados por la región en distintos puntos, bellos por cierto, griegos, collares, vasijas, lámparas de aceite, joyas varias, sobre todo encontraremos reliquias de la iglesia, uno no puede dejar de pensar al ver tanto oro y plata de los siglos XVII, XVIII que si algún día hubo un mensaje de alguien que dedico su vida a predicarlo, seguro que no tenía nada que ver con lo que la iglesia a montado alrededor del mensaje ni de la persona en cuestión ni de los que le siguieron en su tiempo. Ver tanta ostentación de riquezas, obras de arte, esculturas, trajes, sedas, pinturas, tallas, edificios majestuosos, gorros, coronas, crucifijos, mármol por doquier.... todo lo mejor de lo mejor en cada época. 



                                                                       Visitadas todas.






Toca volver a nuestra casa Crotone.