domingo, 1 de enero de 2017

Olas y ajos.


Olas y ajos.



AUGUST 19, 2017


Hoy me río mientras escribo esto, pero la verdad es que las pasé canutas. Hay un fenómeno al que los barcos son especialmente sensibles. Ocurre cuando una incidencia o un error concreto se convierten en detonante para entrar en una espiral de pequeños errores que van encadenándose, hasta que una situación que en principio quizás era más o menos salvable, puede convertirse en un infierno. Comentándolo un día con una amiga en Barcelona, me dijo, para mi sorpresa, que este fenómeno tiene nombre: CTC, siglas de “cagada tras cagada”

Mientras voy puliendo el próximo post, os dejo con esta anécdota que narra el último y más absurdo CTC que he vivido a bordo de Thor.

Thor zarpa el día 23 de mayo a las 17h de Santa Marta hacia Cartagena de Indias. Una travesía de 120 millas que espero cubrir en unas 15 horas navegando a un largo con 18 nudos de viento si el parte acierta. Tengo que alejarme al menos unas 20 millas de la costa a la altura de Barranquilla, para evitar la desembocadura del rio Magdalena, que ahora en la estación de lluvias, vomita troncos de árboles enteros entre otras cosas, que se adentran varias millas en el mar. A parte de esto el viaje no presenta más complicaciones.

A medida que me alejo de la costa, el viento arrecia y Thor que ya tenía ganas de volver a navegar, se lanza veloz surfeando alguna de las olas que empiezan a formarse. Anochece. Quiero llegar al amanecer. Si veo que avanzo demasiado rápido tendré que reducir trapo, pero por ahora vamos a darle caña, que a mi también me apetecía después de estar varios días en dique seco.

Cuando llevo unas 5 horas de placentera navegación y ya en plena oscuridad, empieza la fiesta. Thor se sale del rumbo y se atraviesa a las olas provocando que las velas flaméen escandalosamente. Corro al timón y veo que el piloto automático no responde. Corrijo el rumbo gobernando a mano.

Thor está equipado con dos pilotos automáticos. Navegando en solitario, quedarse sin piloto es un problema muy serio, ya que este tipo de barcos si hay un mínimo oleaje no aguantan el rumbo por mucho que amarres el timón. Es la primera vez que me falla el piloto. Cuando abro la tapa que da acceso al mecanismo me quedo atónito. Se ha roto una robusta pieza de aluminio que va soldada al sector quesujeta a la mecha del timón, y sobre la cual se conectan los brazos de ambos pilotos. Esto significa que tampoco puedo conectar el segundo piloto.

Pienso que tengo 2 alternativas. Volver a Santa Marta, unas 5 horas más o menos, o seguir hasta Cartagena a unas 10 horas de navegación. Decido seguir, ya que a pesar de que es el doble de tiempo, pienso que esto lo solucionaré mejor en Cartagena y el viento me es más favorable. Al fin y al cabo 10 horas al timón tampoco es el fin del mundo y en peores garitos hemos hecho guardia.

Me lo tomo con filosofía, va a ser una noche larga, pero pienso en la suerte que he tenido de que esto se ha roto aquí y no en medio del atlántico, lo que hubiera significado realmente un problema mayúsculo.

El tiempo pasa y empiezo a sentir los primeros síntomas de fatiga en los brazos. Por otra parte, necesito comer algo y ya he comprobado que en las actuales condiciones, como máximo puedo soltar el timón unos 30 segundos antes de que el barco pierda el rumbo por completo y se atraviese a las olas.

El hambre aprieta. Trinco el timón y corro al interior en busca de algo fácil para echarme a la boca. Me como una galleta y sin pensarlo demasiado también pillo un diente de ajo que me zampo crudo. Tengo que decir que el ajo me encanta y que de vez en cuando me gusta engullirlos de esta manera. Es decir a pelo. Al ir solo no ofendo a nadie. Además es mega sano, desinfectante, antibiótico y no se cuántas cosas más. Acabo agarrando un puñado de ellos y el paquete de galletas y regreso rápidamente al timón orgulloso con mi botín. Ya tengo cena.

Mientras, Thor ya se ha desviado por completo del rumbo, está a merced de las olas y las velas se quejan de nuevo montando su follón particular.

Corrijo el rumbo. El tiempo pasa y cuando me doy cuenta me he cepillado 6 dientes de ajo amortiguados con galletas. Una insensatez enorme. Aunque normalmente mi estómago lo soporta bien, creo que hoy lo he pillado desprevenido.

No tardo en sentir una sed espantosa. No quiero volver a soltar el timón y aguanto. Sin embargo, media hora más tarde, en un arrebato de desesperación dejo el timón de nuevo, salto a la cabina y me trago una Coca-cola que dicen que va tan bien para la digestión. Pronto, algo hace chup-chup en mis entrañas.

Después de 4 horas seguidas llevando el timón sin tregua, me duelen las manos, los brazos y los omoplatos, empiezo a tener alguna rampa y me cuesta mantener los ojos abiertos. Todo esto se traduce en bandazos innecesarios por parte de Thor, que toma las olas como si fuera su primer día de clase por mi culpa. Me pongo el arnés para no irme al agua. Esto se va complicando.

Lo de la rotura ha sido imprevisible, pero lo del cristo que se está organizando en mi estómago completamente gratuito. Una estupidez monumental del capitán que no sé en que carajo estaba pensando cuando se comió el primer ajo.

La situación es la que sigue. Son las 4 de la madrugada. Calculo que al menos aún me quedan unas 6 horas más para alcanzar Boca Grande, la escollera de entrada a la histórica bahía de Cartagena de Indias. Valoro la posibilidad de poner el barco a la capa y echarme a descansar un rato, pero el tráfico de mercantes y petroleros por esta zona es intenso, tengo tierra a sotavento y las corrientes por aquí son traicioneras, así que por ahora lo descarto. Además quiero acabar con esto cuanto antes.

Soy consciente de mi última estupidez. A estas alturas, ya pienso que a quien se le ocurre inyectar el gas de una Coca-cola a un estómago repleto de ajo y galletas Chiquilín. Noto que arde Troya.

En un ataque de lucidez, corro nuevamente al interior y me meto medio litro de leche, con la modesta intención de crear una capa aislante en mi estómago que amortigüe el tema. Mientras, Thor se va nuevamente por donde le da la gana atravesándose a las olas, que ya tienen un par de metros, y provocando que casi me empotre contra el extintor que cuelga de la mampara al lado del motor, lo que lleva a que el tetrabrick del lácteo se me escape de las manos y estalle sobre la mesa de cartas, el lugar más idóneo para estallar, (si yo fuera el tetrabrick también lo haría sobre la mesa de cartas, más que nada para joder), con el consiguiente estropicio, lluvia de leche incluida.

Esto se está desquiciando. Es un CTC en toda regla.

Cuando ya estoy a punto de volverme medio loco se produce una pequeña explosión en mi esófago, que se expande rápidamente hacia la laringe y se materializa saliendo por la boca en forma de eructo. Un eructo espantoso y descomunal que me pilla por sorpresa. Un eructo que, lo juro, ha lanzado metralla de ajo.

La consecuencia inmediata a tan desdichado acontecimiento es que mis gafas se han entelado debido a los vapores, con lo que no veo un pijo y esto hace que la situación ahora mismo pase de ser peligrosa, a francamente muy peligrosa. Todo esto mientras me invade el feroz sabor del ajo de la gran puta macerado en jugo gástrico, se me incendia definitivamente el aparato digestivo así como la poca dignidad que me queda, y pienso, al tiempo que lanzo sonoras blasfemias, e intento llegar al timón a gatas palpando con las manos para recuperar el maldito rumbo, que ya no tengo edad para meterme según que cosas, a según que horas, en según que océanos y que podía haberme comido un plátano.

En fin, un despropósito como la copa de un pino del que, penurias a parte, al final conseguiré salir más o menos ileso, gracias entre otras cosas a que el viento y las olas han ido a la baja, permitiéndome soltar el maldito timón de vez en cuando para relajar los músculos así como el tono de las blasfemias.

El 24 de mayo las 10:05 am hora local, Thor entra majestuoso en la bahía de Cartagena de Indias, con servidor a bordo hecho literalmente una piltrafa.

Con la Moto en Itaca.


Pérdida de kelaerin, 17 de junio de 2018


La pérdida de kelaerin (17 de junio de 2018)

Lo siguiente es información sobre la reciente pérdida del 46 ' velero kelaerin, y el rescate (por helicóptero uscg) de su tripulación.

El texto de abajo es del dueño del barco, y en sus palabras. Es una descripción muy vívida de lo que ocurrió y cómo eran las condiciones en ese momento. He subrayado en negrita algunos de los puntos que hay que señalar.

Esta es una de las mejores descripciones que he leído fuera de un libro. No estoy haciendo ningún juicio sobre este incidente o pérdida. Me alegro de que la tripulación esté a salvo. También recomiendo el rescate de estos marineros. La tripulación del helicóptero estaba al límite de su combustible, y aterrizó con sólo un minuto de combustible, después del rescate a 180 millas de la costa! Heroico.

Estoy compartiendo esta cuenta aquí con la única intención de ayudar a otros a ver lo que puede pasar incluso con marineros experimentados en un barco de crucero bien encontrado. Este barco tiene 46 metros de largo. Navegando por una pareja experimentada que tenía 17 años de experiencia. Esto les sucedió a medida que se acercaban al final de su circunnavegación.

Note la descripción de cómo el barco estaba dentro después de la huelga de olas. Note la pérdida del bote y la balsa salvavidas. Tenga en cuenta las múltiples bombas de sentina eléctricas inservibles y por qué. Observe la radio ssb inoperable. Observe el inicio de la hipotermia. Toma nota de la importancia de la bolsa. Por favor recuerde que esta publicación no es una crítica de ellos. En lugar de eso, note que estas cosas pueden pasarle a cualquiera.

Eran cruceros con experiencia y tienen 17 años de experiencia de crucero. Esta pareja había navegado previamente a una distancia muy larga alrededor del mundo, casi una circunnavegación. Cruzaron el Atlántico, pasaron por el mediterráneo y el canal de suez, y habían cruzado el pacífico en su camino a casa al estado de Washington en los Estados Unidos.

También estoy incluyendo un enlace al video del helicóptero uscg. Muestra el estado del mar unas cuatro horas después de que se envió la señal epirb. También estoy incluyendo una imagen todavía, capturada del video de uscg. Mira el video.

Video del helicóptero de la guardia costera

https://cdn.dvidshub.net/media/video...x576-1769k.mp4

_________________________

Pérdida de kelaerin, 17 de junio de 2018

El propietario de kelaerin escribió:

" durante meses, había estado imaginando el final de nuestra circunnavegación. Por fin pasamos por el pilar de fuca camino a la bahía de neah y tenemos un buen descanso de dos días, o tres, y hacer que el barco esté limpio. Nuestra hija quería reunirse con nosotros en el muelle de visitantes en squalicum harbor, bellingham así que ella pidió que no nos conseguir hasta el domingo, 24 de junio, mientras vivía en Portland, Oregon y necesitaba tener el tiempo libre del trabajo para ser Nos están esperando. Nos gustaría conducir hasta el muelle con todas nuestras banderas de cortesía de más de 50 países que vuelan en la driza vela, pancartas de varias manifestaciones y eventos que habíamos participado en el ahorcamiento de las líneas de vida y cortavientos personales de diferentes organizaciones que han levantado la señal drizas. Esperaba hacer una pancarta mostrando un globo con nuestra ruta de circunnavegación durante los 17 años. Habría nuestras hijas en el muelle y tal vez unos cuantos amigos interesados nos agitando y luego una celebración con champagne y m & MS, una tradición que empezamos en 1991 en costa rica. Entonces nos el sueño de nuestra vida y nos resto en nuestros laureles un poco antes de entrar en la siguiente fase de nuestras vidas. Sea lo que sea, aún podría incluir barcos.

Un escenario completamente diferente se hizo cargo. Nos habíamos ido de oahu, Hawai el 26 de mayo de 2018. Después de semanas de ver el "Alto" Desarrollo en el pacífico norte, sentimos que podíamos salir con seguridad ahora y tener un clima razonable para el viaje de 21-27 días a bellingham, Washington. Navegamos justo al oeste del alto y tuvimos unas condiciones bastante duras durante varios días, pero eso era de esperar. Incómodo, no peligroso para nosotros. Cuando llegamos a la latitud 38 grados al norte fuimos capaces de hacer easting en los vientos del oeste soplando en lo alto de lo alto. Hasta ahora tan bueno, todo como estaba planeado, aunque todavía es un poco áspero en su mayor parte con los mares confusos gran parte del tiempo.

Por último, alrededor de 137 grados de longitud estábamos haciendo un buen curso noreste, y según el trazador gráfico, se dirigía directo a la adulación del cabo. Kelaerin estaba haciendo bien un promedio de más de 5 nudos durante todo el viaje. El caballo podía oler el granero, por así decirlo, y nos estábamos empezando a emocionado ahora que este viaje podría terminar pronto.

En la tarde del 15 de junio, Jim descargó un archivo grib y llegó a la cabina, desalentado. Durante la semana anterior, vimos que esta vez deberíamos estar viendo luz a vientos variables desde el suroeste. Podríamos tener que izar el spinnaker para los vientos ligeros o la parte motora del camino.

Pero de repente los informes eran diferentes. El viento iba a ser de 21 a 26 nudos desde el norte / Noroeste, así que todavía sería un viaje movido hasta el final. Las condiciones, aunque incómodas, no eran nada que nos parar de hacer progresos.

El 16 de junio, los vientos aumentaron lentamente a lo largo del día. Al entrar en las horas de la noche, teníamos vientos muy buenos a mediados de los años 30 y los mares estaban construyendo. Sin embargo, kelaerin estaba navegando bien, sin embargo, estábamos perdiendo nuestra línea directa a cabo adulación y haciendo easting hacia el río Columbia. Los mares siguieron construyendo a más de 4 metros, luego 5 y ahora nos dirigimos directamente al sur con las olas en nuestra popa, paralela a la costa, y navegando lejos de nuestro destino.

Al final estábamos navegando postes desnudos a casi 5 nudos por olas escarpadas, las olas más grandes que había visto mientras navegaba. He estimado que eran 30 metros. Decidimos mantener una hora de relojes. Me fui a la cama alrededor de las 2:30 para una rápida siesta y para calentar bajo las sábanas.

Me desperté alrededor de 3:30 para primero un golpe duro por una ola, tan duro que literalmente sentía como si nos hubieran golpeado un tren mientras estaba sentado en las vías. De repente estaba en el techo y toneladas de agua entraron a través de la escotilla de la escalera. El ruido dentro del barco era ensordecedor. Me las arreglo con algunas dificultades para salir de la litera y cuando puse mis pies en el suelo estaba de pie en agua hasta los tobillos. El agua se fue violentamente hacia atrás y hacia atrás y de proa a popa. Apenas pude comprender lo que vi. La escalera de la escalera de popa estaba al otro lado de la cabina y golpeó en la puerta louvred del armario colgante. Uno de los dos tanques de buceo estaba fuera de sus snap detrás de la escalera y sentado en el armario colgante. Jim me llamó desde la cabina y le respondí, diciéndole que no podía salir de la cabaña de popa. (si hubiera tenido que escapar, tendría que ser a través de la escotilla de cubierta sobre la litera.) fui capaz de moverme La escalera y el tanque de buceo desde la entrada hacia el paso. Todo lo que estaba en el cuarto de atraque estaba ahora en el suelo. Las cosas habían sido apiladas allí y aseguradas durante años para pasajes, pero ahora era un montón en la suela de la cabina. Pero el segundo tanque de buceo estaba ahora en esa litera. Teníamos una bolsa de ropa sucia en la tienda que estaba detrás del motor y toda la ropa estaba en alrededor de los cables y cadenas de la dirección. Las pesadas y correderas puertas a la sala de máquinas fueron golpeados en el paso. Tuve algunas dificultades para sacar esas cosas del camino y navegar por el desastre y ahora a la cabina principal. La vista era tan horripilante y compleja que apenas podía tomar. Casi todas las puertas estaban abiertas o rotas y las taquillas estaban desnudas, con el contenido en de ida y vuelta en la suela de la cabina. Las escotillas de sentina se habían ido - no eran siempre las más fáciles de levantarse con sus anillos de atracción -- y los tanques de agua expuestos a la vista. Las tapas de los casilleros, bien planas o en los lados de la cabina, estaban torcidas y los estantes estaban rotos. Simplemente no podía ser posible que mi hermoso barco, el que teníamos durante 27 años y era tan amorosamente mantenido, podría verse así.

Llegué a la escalera principal de la cabina y vi a jim al volante. Tenía sangre cubriendo la mitad de su cara. Parecía sorprendido pero nos estaba dirigiendo una gran ola. Me ha costado mucho tomar este punto de vista también. Estaba mirando el cielo despejado donde una vez había un recinto lleno de cabina. Le pregunté: " dónde está el escurridizo?" y jim acaba de decir, " se ha ido." me pidió que me pusiera en el vhf y le pidiera una llamada de auxilio. Me sentí extraño haciendo esto, incluso dudé durante unos segundos, como nunca me imaginé pidiendo ayuda. Nunca hemos tenido desde nuestra primera vez juntos en veleros en 1978. No tenemos respuesta. Entonces me preguntó si podía tomar el volante, lo que hice mientras él bajó para comprobar el daño y asegurarse de que no estábamos tomando agua.

Mientras estaba detrás de la rueda tuve que mantener la popa a las olas. Me concentré en la dirección y en algún momento cuando miré hacia adelante pude ver que el bote se había ido. Los pasamanos a los que había sido atado estaban rotos, se rompieron como ramitas.

Entonces me di cuenta de que algo más faltaba.... el balsa. Me incliné para ver si tal vez hubiera sido atrapado entre la parte superior de la cabina y los salvavidas o cubierto por la vela principal, pero no estaba allí. Había estado atado a un portaequipajes de acero inoxidable que habíamos construido y atornillado a la cabina de arriba justo hacia delante del esquivo. El Brazola de teca que corría por la parte superior de la cabina se rompió con una parte de ella en la cabina. Probablemente fue lo que le pegó a jim y le arañó por encima del ojo. La vela mayor había sido derramada fuera del paquete de la pila y estaba colgando a la cubierta y posiblemente algo de ella sobre los lazos de vida y pude ver que estaba destrozado en lugares. Todas estas cosas habían sido compiladas en mi mente e increíblemente yo estaba ledgering los costos del daño y lo que se necesita para arreglar todo esto. Nunca pensé que al final de nuestro viaje tendremos que reconstruir nuestro barco.

Jim apareció en la escalera y dijo que la radio de ssb estaba muerta. Las dos radios vhf estaban puestas, pero ya que nadie respondió a nuestro maydays no estábamos seguros de que estuvieran enviando nuestros mensajes.

Él estaba bastante seguro, dijo, que no estábamos tomando más agua. Habían pasado casi dos horas desde que la ola nos había echado ahora y ambos estábamos mostrando signos de hipotermia. Jim dijo que mis labios se estaban poniendo azules y la sangre ensangrentada en su cara parecía horrible. Me estaba yendo bien con la dirección pero de vez en cuando una ola más grande se rompió cerca de mí y empezamos a abordar. Tuve que aguantar al volante con todo lo que tenía para mantener. Grité de vez en cuando. Lo sé porque mi voz estaba a.

Estábamos en forma muy peligrosa ahora, sin comunicaciones y no hay manera de conseguir un informe meteorológico. Nadie estaba respondiendo nuestras llamadas de auxilio. El barco estaba seriamente dañado y teníamos toneladas de agua yendo y saliendo en la cabaña. Las cosas que habían estado en la cabina de popa, incluyendo nuestro Aries de repuesto, que estaba atado bajo la cabina de popa, había sido impulsado increíblemente a través del recorrido y en la cabina principal y había conseguido de alguna manera no me golpeó cuando todavía estaba en el Bunk. Me preguntaba por qué vi el cartón de leche en la suela de la cabina, el contenido de nuestro refrigerador y congelador esparcidos por el barco. La tapa del refrigerador era pesada con un anillo de tiro y se tomó un poco para conseguirlo en condiciones normales. Jim evaluó que nos habían puesto patas arriba. Cuando la ola golpeó, estaba usando su sospenders pero no atado. Jim tiene grandes reflejos, por suerte, y dijo que tenía que mantener el pedestal de dirección con todo su poder o él habría ido. En retrospectiva, no creemos que el cable hubiera ayudado a ver cómo tantas otras cosas habían sido arrancada del barco. Describió el recinto como trituración y soplando como un periódico en el viento. Más tarde la inspección mostró que el pedestal se había roto en la base. Tuvimos suerte de que nos había en este momento. Cuando levantó la tapa de la tabla de cartas no había nada en ella ahora, excepto una lata solitaria de atún. Nada estaba seco, la estufa estaba rota y los tanques de agua probablemente se falta a través de los conductos de ventilación. El motor en sí puede haber funcionado pero el motor de arranque estaba seguramente muerto como estaba ahora bajo el agua. El motor no habría ayudado de todos modos, no a menos que pudiéramos acercarnos a la orilla y ahora nos estábamos acercando cada minuto.

Teníamos 4 bombas eléctricas de sentina, una era una gran bomba de capacidad. TODAS LAS 4 TAPADAS CON ESCOMBROS. Los escombros eran de todos los libros de atrás que teníamos a bordo. El papel más barato se convirtió en papilla con todo el en y atravesó las pantallas en las bombas. No había manera de que pudiéramos operar la bomba manual en estas condiciones y para sacar tanta agua. Mientras Jim me describía esto, seguía mirando hacia donde había estado el balsa. Entonces la realidad de nuestra situación parecía ser clara para los dos. Le dije: "creo que deberíamos activar el epirb" y aceptó. Teníamos un epirb de 406 Mhz y él fue a salir de su titular y lo llevó a nuestra caja binocular en la cabina (los binoculares se habían ido) y lo puso allí y empujó el botón.

No podíamos estar seguros de que alguien fuera capaz de llegar a nosotros o que nos escuche. Teníamos los epirb debidamente registrados y revisados con pilas nuevas cada pocos años como era necesario. Originalmente teníamos a nuestras hijas en la lista de contactos, pero nos tengo con tratar de conseguir a veces. Podrían ser días antes de que nos oído y eso podría pasar mientras estábamos en peligro. Jim le había preguntado a sus viejos amigos si serían contactos. Ed era un operador de radio y richard era capitán del remolcador. Ambos tipos estaban en contacto casi diario con jim a través de winlink y jim se nuestra posición a ellos y a las condiciones del mar. Habíamos establecido el epirb alrededor de 0538. La Guardia Costera inmediatamente contactó a ed y richard para verificar que estábamos en problemas y nos informaron de nuestra posición la noche anterior, nuestro rumbo, nuestro destino y que habíamos informado de condiciones duras. Luego se pusieron en acción.

Casi 4 horas más tarde, mientras estaba al volante, oí que la guardia costera nos llamó en la radio vhf de la cabina de popa. Llegué a responder, "esto es kelaerin", e inmediatamente sentí que podríamos sobrevivir a esta prueba después de todo. Estaban viniendo de la base de warrenton, Oregón. Dijeron que estaban a 20 minutos de nosotros. Les dije que increíblemente el trazador de gráficos seguía funcionando y yo podría darles nuestra posición exacta, lo cual hice. Me han informado de que cuando llegaron tendrían sólo unos minutos con nosotros y teníamos que tomar la decisión: podrían darnos una bomba de desagüe y nos se por nuestra cuenta o podrían extracto de la nave. Miré a jim y le pregunté, " Cuál?" y él respondió, " la bomba de desagüe ". aún en este punto, no pensé que nos dejando de kelaerin. El piloto dijo por radio que teníamos que pensar en eso y tener nuestras posesiones que queríamos tomar con nosotros listos para ir. Jim volvió al volante durante un tiempo mientras yo cambiaba de ropa (algunas cosas estaban aún secas) y me fui por el barco coleccionando discos duros, cámaras, etc. Esto fue mucho más difícil de lo que había anticipado. No pude superar todas las cosas flotando en el bote para llegar a la caja donde estaban nuestros pasaportes y dinero. La cartera de jim había estado en la tabla de cartas y se había ido. Mi mochila que tenía mi cartera no estaba en ninguna parte. La buena cámara nikon de jim estaba en un armario con todo tipo de cosas bloqueando el camino. Tengo los discos duros, la cámara de go pro y la pequeña nikon coolpix que he usado. El nuevo teléfono lg de jim se había ido, pero el mío había sobrevivido. Tenía una pequeña bolsa seca y metí todo lo que pude allí. Jim había subido para conseguir el dinero pero cuando entró en la cabina lo sacó de su bolsillo y el dinero comenzó a volar en el viento de sus manos. Metí lo que quedaba en un pequeño refrigerador. Luego volví a la dirección mientras jim continuaba tratando de sacar agua del barco.

La Guardia Costera me llamó pidiendo que me para que sus hornos nos localizar. Por un tiempo me preguntaba si nos iban a encontrar a tiempo, pero al final los vi venir. Me informaron que iban a dejar caer un nadador así que les dije que nos la escalera de popa y jim se una línea pesada para que el nadador pudiera agarra. Les informé que iba a los postes a 4.6 nudos en ese momento y no habría manera de que pudiera dar la vuelta. Estoy seguro de que ya lo sabían. Le pregunté si iban a dejar al nadador en el lado de babor del barco mientras la vela mayor estaba bloqueando mi vista desde el lado de estribor. El helicóptero cayó bajo, en el lado de estribor, y el nadador saltó, pero no pude ver nada de esto, sólo las cuchillas mientras que cerca de mí. No estaba al tanto cuando vino a bordo. Seguía buscando que no se daba cuenta de que ya había abordado y estaba discutiendo la situación con jim en la popa. Estaba esperando la bomba y luego miré a ver al nadador de la guardia costera viniendo hacia la cabina y me informaba de que estábamos saliendo del barco. " no," dije. " nos estamos quedando en el barco, solo necesitamos la bomba." entonces jim estaba detrás de él y dijo: " Joy, nos estamos saliendo." era incrédulo. Fue más allá de la comprensión de que alguna vez podríamos dejar el barco. Todavía sentía que, aunque, estábamos en serios problemas aquí, que podíamos salvar a kelaerin. Cómo podríamos dejarla, después de casi 70,000 millas de crucero y 27 años juntos con sólo 150 millas para ir? Jim siempre había dicho que no abandonaría el barco a menos que tuviera que subir a un balsa. Así que cuando confirmó la declaración de la guardia costera, con toda su experiencia en el mar, supe finalmente que esta batalla había terminado. El mar había ganado.

Entonces todo fue a hipervelocidad. El nadador de la guardia costera dijo que tenía un minuto para ir a recoger mis cosas. Esto es cuando el buen sentido se fue y la estúpida locura. Como no habíamos planeado abandonar el barco, no estaba preparado para nada. Corrí abajo, tiré el ordenador, mi "Libro Rosa" con toda nuestra información personal e importante en ella, mi bolsa seca, y el refrigerador rojo en la cabina. El cg había tomado el volante y me decía que fuera rápido, " Vamos, vamos, vamos dijo. Corrí de vuelta a la cabaña de popa (esto fue cuando las tonterías se conjunto un poco) para recuperar algunas joyas. Más tarde no podía creer que lo hubiera hecho ya que había tomado un precioso tiempo cuando podría haber conseguido mejor los artículos más importantes. Tiré mi muleta del antebrazo que necesitaba caminar y ahora me estaba diciendo que no había más tiempo y tuve que volver a la popa del barco. Pregunté, " qué pasa con mi computadora y el refrigerador rojo?" y dijo que lo iba a conseguir y me instó de vuelta. Jim agarró el refrigerador rojo y lo tiró hacia la popa y se alojó fuera de mi alcance. Otra vez dije, "necesito mi computadora y el refrigerador rojo" y el nadador de cg dijo, de nuevo estaba bien. Nos dijo que inflar nuestros sospenders y salten. Por supuesto que esto era lo único que podía hacer, pero dudé por un segundo y miré la ola gigante que venía hacia nosotros y dijo, "no estoy saltando en eso" y dijo ir ahora, Jim dijo saltar y Estaba en el agua. Jim más tarde dijo que nunca me había visto nadar tan rápido. Sólo quería llegar a esa cesta bajando antes de que una ola me caído y posiblemente nunca vuelva a subir. Entrar en la cesta era fácil, acabo de llegar y momentos más tarde estaba en el helicóptero. La canasta bajó de nuevo para jim y fue ayudado en el helicóptero. Entonces el nadador apareció y yo esperaba que viera el ordenador y el refrigerador rojo pero, por supuesto, no estaba allí. Sabía que no estaría allí. Las puertas estaban cerradas y empezamos a volar. Tuve que contener de gritar que quería volver. El momento más difícil de jim y de mi vida era cuando podíamos ver a kelaerin por la ventana y ambos nos habíamos dado cuenta de que probablemente estaba perdida para siempre, que de alguna manera le habíamos fallado cuando ella había sido tan buena con nosotros durante tantos años.

El viaje de vuelta fue más de una hora. Los pilotos hicieron una conversación con nosotros a través de los cascos que proporcionaron. Todos nos hemos presentado. Estaba asombrado de lo profesional y altamente entrenado que eran estos tipos. El nadador tuvo que agarrar la línea detrás del bote y tirar a sí mismo en la escalera mientras estábamos yendo a casi 5 NUDOS, lo que hizo en segundos. Su trabajo era salir del barco en breve, una vez que jim había tomado la decisión de dejar kelaerin. No era cruel ni impersonal cuando me ordenaba que me fuera. A través de eso me di cuenta de que tenía un trabajo que hacer y no podía soportar ninguna tontería de mi parte. Estaba completamente a cargo y entrenado para manejar esta situación. Deben enfrentarse a una gran terquedad cuando tratan de sacar a la gente de los barcos y saben cómo manejarlo.

Cuando estábamos a punto de aterrizar jim oyó al piloto decir el control de tierra que estaban aterrizando fuera de la base en un sitio alternativo cerca de astoria ya que estaban abajo a un minuto de combustible. Un minuto!!! habían estado en la gran extensión de su alcance cuando nos habían alcanzado 180 millas al mar y no hay tiempo de sobra. Cuando nos el helicóptero, abracé a los cuatro guardacostas, Jim estrechó sus manos. Los pilotos vinieron con sonrisas en sus caras.... un trabajo bien hecho, un rescate exitoso. Entonces me dijeron que yo era bastante guay en la radio y que les ayudaba mucho. Gracias a DIOS, hice algo bien. Los paramédicos nos estaban esperando y ahora me di cuenta de que estábamos sin ningún tipo de identificación, estábamos empapados y temblando, sin zapatos para mí y no tenía mi muleta del antebrazo así que tuve que ser apoyado a través de la pista a la ambulancia.

Mi pequeña bolsa seca que tenía mi teléfono y la cámara llena de agua mientras nadaba a la canasta. Increíblemente el teléfono aún funcionaba y pude llamar a nuestras chicas. Nuestra hija, Kelly, vivía en Portland, así que lo dejó todo y vino a astoria a recoger. Nuestra hija mayor, Erin, estaba visitando a sus amigos en missoula e inmediatamente reservó un vuelo a portland. Nos dieron un excelente cuidado, incluso nos compran algo de ropa y erin nos ayudó a volver en línea comprando un ordenador para nosotros hasta que nuestras tarjetas de crédito llegaron dentro de un par de días.

Comparto esta historia con la esperanza de que ayuda a alguien más para preparar o incluso la realización de que cualquier cosa puede suceder durante un pasaje.

Nuestro mayor error que podríamos haber evitado no era poner todos nuestros importantes objetos personales en una bolsa de zanjas. La bolsa de salvamento había estado en un estante con el mango orientado hacia afuera para que pudiéramos sacarla, pero no era de utilidad si teníamos que saltar en el océano desde un barco que se hundía y no balsa. En cualquier caso, no estaba allí después de que nos volcó y no tengo ni idea de dónde fue. Me voy a patear para siempre por no tener las identificaciones, pasaportes, efectivo, discos duros e incluso los pequeños pedazos de joyería en una bolsa lista para ir. En cuanto a todo lo demás, es una pérdida inimaginable. Mis fotos que hemos tomado a lo largo de los años estaban en un disco duro. Había pensado en ponerlos en la nube, pero no lo hice. Todos nuestros registros estaban en discos duros, impresos y computadoras, pero no pudieron ser recuperados en el tiempo. Tenía mi colección de banderas de cortesía y monedas pequeñas, que no eran de ningún valor para nadie más que yo, en una bolsa bajo un asiento sofá. Mi surtido de tarjetas de barco de los muchos amigos que hemos hecho mientras crucero se ha ido. Vamos a tener que confiar en la memoria ahora durante la mayor parte de los últimos 17 años de crucero y que, a las 70, va a ser un gran desafío. Voy a tener que hacerlo pronto."